domingo, 31 de mayo de 2009

HABEMUS ACTA

Libro: Almas Grises
Autor Philip Claudel


Fecha: 20 de Mayo de 2009
Lugar: En ca´de Marió
Organizadora: Marió
Asistentes: Pilar, Ángeles, Isabel, Cristina, Marga, Mª del Mar, Elena, María Sur, Ángela, María Norte, Adela y Marió


Llegaron un poco impuntuales, (parece ser que Pilar se entretuvo en animada charla en varias ocasiones a lo largo de toda la calle Castilla con todo el que se iba encontrando), pero con caras de sorprendidas y creo que gratamente.
¡Lo conseguí!, mi empeño por agasajar a mis jóvenes lectoras sin que lo supiesen hasta última hora, había dado sus frutos. Tuve que luchar hasta con las duras críticas de mis hijas que tildaron de patético mi cartelito anunciador de la puerta de casa.

Iré al grano y paso a resumir los comentarios del libro porque me parece feo hablar de cómo estuvo la comida. Algún indicio de que les gustó creí ver en sus caras y en las peticiones de recetas por parte de alguna.

Elena toma la palabra para contarnos lo del encuentro con Pimentel. Hemos quedado en ir a Córdoba el día 11 de Junio, fiesta en Sevilla, para comer con él y visitar la editorial. Parece ser que está encantado con lo del encuentro con las jóvenes lectoras. El 31 de Mayo se señala como fecha tope para confirmar asistencia.

...¿me he perdido algo?... creo que sí, Adela está hablando de “sus cosas”. ¡Se va a Nueva York!¡qué suerte!

Llamo al orden para empezar a hablar del libro y María Norte es la primera en dar su opinión: mal, se iba poniendo gris a medida que leía el libro. Se le bajaba su tono vital.
Resume una serie de puntos negativos y positivos.
Negativos: en el libro hay un tono quejoso existencial. No hay diferencia entre el bien y el mal. Los personajes son cómplices y desagradables. La sucesión temporal del libro le parece caótica. Cree que la mujer y el hijo aparecen un poco para justificar el final. Todo muy jerarquizado.
Positivos: lo cuenta todo en primera persona en un tono que te crees todo. Le parece muy buena la definición de las dos guerras: la colectiva y la individual de cada persona.
Está todo escrito de un modo cortante y tajante.
Por todo ello se plantea Mª Norte si se puede ser digno y villano a la vez. Cristina opina que por supuesto que sí, se puede ser víctima y verdugo a la vez, sobre todo en una situación límite como una guerra.

Sobre la resolución del asesinato hay contradicciones porque no todo el mundo ve claro que se resuelva bien ni siquiera quien fue el verdadero asesino.

A María Sur le ha gustado, le parece genial la descripción de los personajes y de los lugares. Se queda con la frase de “no debemos quedarnos eternamente en los libros".

A Pilar le ha gustado muchísimo, el ritmo, el lenguaje irónico y metafórico... "el verano estaba a media asta”. Mantiene bien el misterio hasta el final y le gusta mucho la sucesión temporal del libro.

A Elena, aunque le ha gustado, no lo ha disfrutado ni lo ha leído relajada.
Es bastante claro y conciso cuando describe algo aunque el final no le parece soberbio.

Angela dice que le ha gustado pero reconoce que le deja triste. Opina que el asesinato es un medio para describir todo lo demás.
Cree que los personajes tienen polos opuestos, el bien y el mal, siempre hay buenos y malos.
El tono irónico de la novela le ha gustado, sobre todo cuando habla la cocinera.

A Cristina le ha gustado. El final soberbio, porque describe a todos los personajes de principio a fin menos a él mismo. Él, que aparentemente es una persona buena, que busca la justicia en la novela, te das cuenta al final que no lo es, al matar a su hijo sin remordimientos.

Angeles lo compara con el anterior y no le ha gustado tanto. Le pareció buena la frase que decía más o menos así “el papel más difícil es ser un gran hombre que todo le resbala y que puede con todo”.

Adela: a nivel literario maravilloso pero... personalmente le ha parecido un poco triste, quizás por su momento personal.

Mª del Mar: le ha gustado muchísimo. El estilo literario y la forma de narrarlo la ha tenido en vilo todo el tiempo.
Cree que el autor nos manipula para convencernos sobre la autoría del crimen.
El título de “Almas grises” le parece que hace referencia al vacío de las personas.

A Adela “le pone” el fiscal.
Marga lo ha leído despacio porque ha disfrutado mucho de la descripción de los personajes. Respecto al título hace referencia a la historia que tiene detrás cada personaje. Muy negro el personaje principal.
No la ha dejado triste porque le ha parecido un buen libro.
Isabel y la que suscribe opinan lo mismo, no les ha gustado por lo triste que es.


Fecha de la próxima reunión: 17 de Junio
Leeremos “ El lector”
Organiza: Mª Sur

Pilar propone “Dientes Blancos “ de Zadie Smith

Y colorín colorado este acta ha terminado.


(Mil perdones por la tardanza pero... ¡VOY DE CABEEEEEZAAAAA!

Por cierto, del libro de Angela no se nada pero sí del libro de cuentas y del de "Almas grises" que se lo dejó en casa, ¡como tenemos las cabezas hija mía!)

3 comentarios:

Cristina dijo...

¿QUE SI LO CONSEGUISTE?

¡conseguiste sorprendenos y admirarnos! tu generosidad pasará a los anales del libro de actas de nuestro corazón, nunca hemos cenado tan bien, tan a gusto (y tan baratito, jejeje, que no nos diste opción a inaugurar nuestro libro de cuentas). Nadie se lo esperaba, y ya sabes lo que nos gustan las sorpresas. Muchas gracias, Marió, sabemos lo liadísima que estás, y te lo hemos agradecido muy poco, la verdad, con todo el esfuerzo que hiciste, ya sabes que acabada la cena la vida nos envuelve hasta que "libramos" de nuevo, hemos sido muy desagradecidas.

Pero, ahora viene la parte mala... ¿y esas recetas? ¡habemus acta pero no habemus recetas, hija!

marga dijo...

Entro para confirmar que nos vamos a Córdoba...¡y me encuentro esta sorpresa! ¡Cómo me gusta leerte y revivir esa noche tan estupenda que nos dedicaste! Mil gracias de nuevo.

Pilar dijo...

Marió, quería decirte que... ¡Uy, perdón!, estoy hablando con la boca llena y se me han caído unos granitos de cuscús al mantel.O no. ¿Será que aún tengo en la boca el sabor de una cena incomensurable, unida ya, sin remedio al recuerdo, mezclada con la humedad del río, la hospitalidad de una familia, los rostros de unos niños monísimos, con sus pijamas listos para arrugarse entre las sábanas; la sonrisa permanente y solícita de un marido que asumió de forma intachable su status transitorio de anfitrión consorte...
Gracias de nuevo, Marió. La generosidad es siempre un plus en la vida del ser humano. Dicho todo lo cual hay algo que no puedo obivar: "¿Dónde diablos están las recetas de esa carne y ese cuscús mortales de necesidad?"
Espero... sigo eperando. Mientras tanto, pedir perdón por llegar tarde. Me bautizaron "abrazafarolas" en mi época de Instituto. ¡¡¡Si supieran aquellos pobres que aún no he dejado de hacer bandera!!!
Graciiiiiiaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas de nuevo.