domingo, 3 de abril de 2011

Acta 29 de marzo de 2011. El Club de la memoria

Asisten: Pili, Elena, Mª Mar, Adela, Marga, María Sur, Cristina, Ángela, Rocío.

Invitada Eva Díaz Pérez, autora de El Club de la memoria.





La cita se estableció a las 20:00h para romper el hielo con Eva, pero realmente el encuentro fue cálido desde el principio. Nos fuimos incorporando progresivamente hasta que a las 21:00h comenzamos la cena, y en ese rato Eva nos contó muchas cosas de su interesante trabajo como periodista y escritora. También hablamos de Sevilla, su esencia, sus retos, sus lastres, y también de su encanto, cautivador e inagotable.

Al comienzo de la cena se entregan los regalos: a Mª del Mar por su cumpleaños y por haber sido una excelente anfitriona en la anterior cena; y a Eva nuestro marcapáginas de plata de HOY LIBRO, por su presencia, espero que gracias a ese regalo te acompañemos en muchas lecturas. Antes de continuar, gracias Eva por venir.

Hubo quien echó una bronca en una conocida librería sevillana por no tener el libro de una escritora sevillana, la librería acabó dándole la razón.

Comenzamos a hablar sin turno de palabra, para hacer más fluidos los comentarios y para escuchar a la autora. El Club de la memoria nos ha resultado un homenaje a la no guerra, al cine, pero sobre todo al exilio. Nos ha parecido acertada la palabra memoricida. A Eva le preocupa la desmemoria que tiene España. Se dio cuenta que sólo sabemos cosas de los exiliados de "primera fila", el resto han sido cubiertos por la niebla del olvido, no se sabe nada de ellos. Estamos de acuerdo en lo duro que debe ser el exilio, vivir con la maleta detrás de la puerta con la esperanza de volver, intentar cocinar como en tu país, escuchar los nombres españoles, añorar constantemente. Eva habla de su exhaustivo proceso de documentación. Intenta que en sus novelas exista un hecho real, y a partir de ahí fabular y construir la novela. Reconoce que Memorias de ceniza es casi real, pero en Hijos del mediodía se explayó en la ficción hasta el punto de no recordar qué es ficción y qué realidad.

Nos pareció muy poético el pasillo de López lleno de fotos para poder recordar. Sale a colación una historia de la guerra civil, en la que un familiar republicano es obligado a estar en el bando nacional y apresado posteriormente por el bando republicano. Juró no dar un tiro y así lo hizo. Hablamos también de los que se quedaron exiliados dentro de España. Una generación no muy lejana ha tenido como referencia de sus vidas la guerra civil.

Eva habla de las mezclas de republicanos y nacionales en la misma familia y de su abuela enamorada de un italiano.

Los que se fueron vivieron evocando los olores y la luz de la patria, sus descendientes contaban cómo evocaban constantemente la patria. Comentamos que muchos casos cercanos que vivieron la guerra civil eluden hablar de ella porque les sigue resultando demasiado doloroso.

Hablamos de la ignorancia de las nuevas generaciones acerca de la guerra.

Nos apartamos un poco del libro y hay una llamada al orden, volvemos al libro.

Eva habla del papel de los españoles en la 2ª guerra mundial, muy desconocido y terrible: los campos de concentración, la lucha en la resistencia, o una nueva guerra para vencer al nazismo, pensando que después de eso nuestra dictadura también caería. También de cómo los exiliados vivieron esperando la muerte de Franco, aunque muchos fueron muriendo sin poder volver.

Nos parece poco acertada la aparición de la memoria de la narradora hacia el final del libro, y ella, muy amablemente acepta nuestras críticas negativas con el mismo talante que las positivas.

Otros dos puntos que reciben crítica son:

- Exceso de documentación, como una "necesidad de enseñar los callos después de una labor tan enorme de documentación"

- Al meter la voz de diferentes personajes o autores hay que desdoblerse, porque al final el alma siempre es la misma, aparece el alma de la autora.

Pero en general a todas nos ha gustado mucho el libro, y hemos disfrutado conociendo esa parte de nuestra historia, incluso algunas han investigado, en un club de la memoria propio, historias que estaban ocultas por las nieblas familiares.


Le preguntamos cómo empieza la idea de escribir esta novela. Eva nos confiesa una curiosidad intelectual por las misiones pedagógicas aunque a partir de ahí no sabe cómo se fraguan las historias y cómo van apareciendo los personajes.

Valora los olores en la literatura, sobre todo en el exilio, es una de las cosas que más recuerdan los exiliados. También describe la casa de Adolfo Prieto a través de los olores a café, puro y gato. Hace una referencia a los olores de las iglesias románicas que le cuesta una reprimenda de la palentina
...ese olor inconfundible como de cerveza y coles muy amargas...

Eva acepta la reprimenda y se redime confesando que le gusta el románico y el olor de las coles.
Nos ha gustado este libro, que la autora pensó en bautizar La lógica del escorpión, y nos ha encantado la presencia de Eva para comentarlo.
Gracias Eva.
HOY LIBRO



RESULTADO DE LA ENCUESTA:
VOTOS: 7
BIEN: 5 / NORMAL: 1 / REGULAR: 1

14 comentarios:

pilar dijo...

Rocío, ¡¡que me doy de bruces con este acta tan presurosa!!
Gracias chati y gracias a Eva por venir a la cena y ser tan encantadora. Un besito para las dos

Cristina dijo...

Olé mi JuliaCarlotaRocío! con crianza y todo y mira qué rapidita! me encanta recordar la noche que pasamos, y a nuestra invitada de lujo, y el disgusto de Marga con el románico oliendo a coles (¡no sé si se quedó convencida con la respuesta de Eva, la verdad), ¡y todo! ¡qué buena noche!

maria sur dijo...

Una velada estupenda. Extraordinaria Eva. ¡Qué suerte tenemos!, ¿verdad?

marga dijo...

¡Pobre Eva si tiene que hacer caso de todas las tonterías que comentamos los lectores! Además, vosotras es que no sabéis leer entre líneas. Ella quiso decir que las iglesias románicas le huelen a gloria bendita. Y yo estoy encantada de que las haya mencionado.
Me uno a vuestros elogios: para Rocío por ser tan eficiente y para Eva por haber conseguido que nos convirtamos en sus seguidoras incondicionales… ¡y mira que estamos en una edad difícil y criticona! (y que no se excluya nadie, que os conozco).

Cristicona dijo...

pues yo me excluyo, soy muy joven, estoy en la mejor edad y no soy nada criticona (soy más bien cristicona)

pilar dijo...

No puedo evitar no escribir algo después de leer el término "cristicona". Xristi, además de afirmar que no eres criticona, sino cristicona, podrías añadir también que estás mu triscona*, Je Je.

*Triscona: del latín trisquis/ triscae/triscorum.
Dícese de la individua que está que trisca, como dicen los dulces cántabros, o de pan y moja, como piropean los salerosos andaluces.

la cristicona más triscona dijo...

me gustaaa! gracias, me apropio el término

María Corcuera dijo...

Me gusta vuestro blog, os dejo una idea para que los nenes lean mas, de mi blog de actividades creativas para papis ocupados. Espero que os guste.http://creamomentos.blogspot.com/2011/02/semana-1-socorro-hay-un-devora-cuentos.html

maria sur dijo...

He echado una miradita al blog de María y me gustan sus ideas.
Cualquier edad, la de sus peques y las nuestras, es buena para divertirse con las cosas más sencillas.
Y estareis conmigo en que a la hora de educar, más que proponer y dirigir, es fundamental el ejemplo, ¿no?

pilar dijo...

Perdón, pero ¿quién es María Corcuera? Aún no he entrado en su blog pero lo haré a lo largo de la tarde.

Cristina dijo...

No la conocemos, Pilar, pero tiene un blog muy chulo

Anónimo dijo...

Hola, soy Eva Díaz Pérez. Me ha encantado vuestro crónica de aquella maravillosa cena. Muchas gracias por todo. Lo pasé muy bien y, sobre todo, aprendí mucho de vuestros comentarios. Por cierto, PIlar, estoy sumergida en el asunto Trieste-Venecia. Ya hablaremos.
Más cosas: si pasáis por la Feria del Libro mañana domingo 22 de mayo estaré a partir de las 19 horas en la carpa en una mesa redonda con Iwasaki y Paquiño sobre Sevilla y la literatura que servirá de preámbulo a la firma de ejemplares de mi nuevo libro: "Sevilla, un retrato literario", un ensayo-guía para recorrer la ciudad en clave literaria.
Muchos besos

Cristina dijo...

¡qué buena pinta tu libro! ¿y no podíamos hacer juntas una ruta después de leernos tu libro? allí estaremos boli en mano, además, el "Colectivo Hoy libro" participa en uno justo antes que tú, así que a lo mejor también tenemos que firmarte algo, jejeje

pilar dijo...

Eva, hola:
¡Qué bueno leerte en el blog!
Respecto a Trieste, ya sabes, cuando quieras me llamas y organizamos.
Hoy yo también estoy en la carpa, una horita antes que tú, con toa la caló del mundo mundial.
Un beso