jueves, 22 de enero de 2009

ACTA de la CENA. 21 DE ENERO 09

ASISTENTES: (12) ELENA, MARGA, PILILEBE, MARÍA DEL MAR, PEPA, MARÍA NORTE, MARÍA SUR, ÁNGELES, ISABEL, ÁNGELA, ADELA Y CRISTINA.
LUGAR: CASA CUESTA
ORGANIZADORA: PILILEBE

ausentes: Marió y Rocío


Ay, que no llego”, piensa mientras avanza por la calle Betis camino de su cita a las ocho. Ser la organizadora de la cena de Enero no puede justificar un minuto de retraso, ¿qué pensáis?. Y eso que llegar tarde a las citas de ocio, que no a las otras, es casi una constante patólogica en su vida. En el Café de la Prensa aún no hay nadie. Mira el reloj, sorprendida. ¿Será posible que haya llegado la primera? Bingo.

Las ocho pasadas, entra, echa una ojeada, saluda y charla un ratito con una conocida por la que siente mucho afecto, sale de nuevo y espera. Telefonea sin éxito al móvil de Cristina para saber dónde están. Mira el río, el puente de Triana, tan bello de noche, iluminado. Aunque estuviera a oscuras. “Una nunca se cansa de mirarlo”, piensa. Esperar, resulta extraño para una tardona esperar. A las tardonas se las espera, no esperan. Qué falta de… de… que pongan otras el adjetivo que a las tardonas, en el fondo, les da vergüenza, ¿o no?.

Pasadas las y diez llegan Cristina, María Norte, Isabel y María del Mar. Holas, besos, felicidades para el año nuevo. Entran. El café está tranquilo, comparado con otra tarde cualquiera. Eligen una mesa cerca de la entrada, del ventanal y del río. Al lado, una pareja con un perro suelto jugueteando por entre las mesas. “Le gusta mordisquear cosas. Si molesta lo amarro”, dice la dueña. Vaya, con una psicóloga de perros en el grupo, no osaríamos, ¿no créeis? No vaya a diagnosticarle al can alguna patología. ¡Tu perro es maniaco depresivo!. ¿Os imagináis la cara de la dueña? ¿Y la nuestra? Ya tiene bastante nuestra psicóloga, quien anda con necesidad de terapia de amigas, de mujeres que entiendan lo que siente, como para preocuparse por perrillos a estas horas de la tarde. Logroño. ¡Ay, Logroño! De cabeza la trae Logroño, pero esa es una historia que es sólo suya y sólo ella debe contar.

Llegan María Sur y Elena. Copa dura. La organizadora agua. ¡Qué aburrida! Isabel repite de nuevo “sus cosas” y, de nuevo, consejos, propuestas, sugerencias, ayuda; el perro por entre las piernas de las susodichas. María-Norte y su suegra (¡Ay, Sevilla, Sevilla! ¿Qué habrá en Sevilla?). ¡Cómo son algunas suegras, ¿eh, María? Ramón y su película. Votos en internet para que gane, el Goya, Banderas, Granada, productora pequeña, trabajo; el camaleón que se camufla, a destiempo, como tantas cosas en la vida. ¡Uy! Las nueve y cinco ya pasadas. Al restaurante, que llegamos tarde. María-Norte, generosa, nos invita. ¡Cómo es el Norte!

Entramos en Casa Cuesta. Fundada en 1880 como casa de venta de vinos, ha sido lugar donde “pintores, poetas y artistas se han dado cita para conversar y enriquecer el paladar frente a sus amplios ventanales” se lee en Internet. ¿Puede haber en Triana un lugar mejor para recibir a las chicas de Hoy Libro?.
Amador nos ha reservado todo el restaurante interior para nosotras. “Los que vengan a cenar el 21 los pongo en el salón que da al bar”, le había dicho a la organizadora cuando fue a reservar. Amable, Amador. Le cuenta a la susodicha que un miércoles de cada mes se reúne allí un grupo de mujeres llamado “el club de las 10”. “Deben leer o algo porque traen de invitao a un escritor”. Besos y más besos a las que ya, en la barra, esperan.

Ángeles y Marga se retrasan. Más la primera que la segunda, lo que hace que la reunión como tal comience a las diez y diez. ¿Nos dará tiempo a hablar de todo? Hay varios temas en la agenda, además de Emma. Mientras se espera, se vierten los regalos de la amiga invisible en una bolsa, se reparten los calendario-regalo de Manolo Cuervo gracias, Manolo. ¿Sabes que heridas como la tuya se tratan con azúcar? Lo dice María que es enfermera, y lo corrobora la otra María con su gesto de asentimiento que, por si no lo sabes, es médico-; se firma en el regalo para Rocío. ¡¿Dónde estás, Rociiiiiiío?!. Tu ausencia da lugar a comentarios de partos, dolores, epidurales, deseos de parir disfrutando del dolor, el deseo de pagar para no haber sufrido, cesáreas, silencios. Siempre hay silencios. Hay de todo porque somos pocas pero suficientes para el gran abanico de lo que es en sí la vida.

Llega Ángeles, ¡por fin!. Libro de Actas rapidito, que empezamos. Aquí se viene a hablar de libros, no a buscar amigas ni a hablar de trapos, trabajos, fidelidades o desdichas. ¿Acaso no se dijo eso alguna vez, recuerda María-Norte durante la cena?
Brindamos por Obama, por Rocío y su niño, por Margui y su cumpleaños, por nosotras todas, de nuevo por Rocío, por Marga, por María que ha venido desde Coruña, por Ángela y su cuello, por … ¡Pasan las diez y media! ¿Cómo se ha podido esperar tanto, con la ansiedad incontenida que tenemos todas por comentar Emma?

Ángeles primero. No, María del Mar, que a la pobre le toca siempre comentar la última. Primer turno de palabra. ¿Nos dará tiempo al debate? Hay que hablar del libro, del encuentro en Llerena, abrir regalos, propuesta de libros para encuentro próximo. Esto de ser moderadora tiene miga.

María del Mar no ha podido con la retórica de los diálogos, si bien la historia le ha parecido entretenida; la autora hace una buena descripción de la Inglaterra rural, muestra muy bien las clases sociales y la hipocresía en los personajes. ¡Pero no se va a leer nunca más un libro de Jane Austen! Eso es tener las ideas claras.

A Ángeles le han gustado los diálogos. La historia, para ella, está escrita en clave de comedia. Se ha leído el libro como si fuera una novelita rosa. No es el primer libro que se lee de Austen y éste le parece, respecto de los otros, diferente.

Margui no pudo con las primeras cien páginas. ¡Esa Emma haciendo de Celestina! Pero: le han gustado los diálogos, la traducción; la novela le ha parecido cómica, divertida; los personajes están estupendamente definidos. Le ha encantado el padre. Tanto que va a usar la misma táctica ella con sus hijas. Lo ha disfrutado mucho.

Brrrrrr, brrrrrrrrrrrrr, brrrrrrrrrrrrrr, brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr
Bla, bla, bla, blaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. Bla, bla, blaaaaaaaaaaaa
Chicas, por favor, respetad el turno de palabra; Por favor, está hablando….
Brrrrrrrrrrr, rrrrrrrrrrrrrrrrrrr, bbrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr


La autora de Emma, opina Marga, va soltando pistas aquí y allá para que el final no coja de sopresa al lector.

Brrrrrrrrrrrrr Grrrrrrrrr GGrrrrrrrrrrrr, Brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr, bla, bla, bla,blaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.
Por favor, hablamos cuando nos toque el turno; dejad los comentarios después para el debate.

GGGGGRRRRRRRRRRR BRrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr BRRRRRRRR
Bla bla bla bla bblaaaaaaaaaaaaaa, bbbbllllllaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Golpecitos infructuosos, ¡¡¡no siempre!!!, en la copa de la moderadora por la moderadora.

Una mujer sola con buena fortuna siempre es respetable”. En esta frase, Marga ve indicios de feminismo.

El auditorio se cae. Pitos y silbidos y de tó. Esto parece una tertulia de "La Noria".Brrrrrrrrrblablablaaaaaaaaaaablablaaaaa.

¿Llegan a vuestros oídos reminiscencias de interrupciones, grupúsculos hablando aquí y allá? Poned atención. ¿Escucháis ahora?
Turno de palabraaaaa, ¿dónde estaaaaaás? Joer, no seré jamás presidenta del Congreso ni aunque me lo pidan de rodillas (ni siquiera de mi comunidad de propietarios). Y escucho vocecitas que dicen que esto me gusta, je, je, jeeeeee.

Isabel no ha leído el libro. No ha tenido cuerpo para hacerlo, vista su situación personal, lo que da lugar a comentarios que…sigamos el turno de palabra, lo comentamos después”.

A María Sur le ha aburrido muchísimo Emma. No ha podido con la traducción. “¡No puedo con las novelitas rosas!”, exclama. Ha leído el libro a la fuerza y los hermanos Knightley son los únicos que le han gustado.

Cristina tampoco podía. Se ponía y no podía. Se quitaba, volvía y no podía; se iba a la lavadora y no podía; planchaba y no podía. Leía y no podía. Ha visto la pelicula para animarse pero no podía. Se metía en el microondas y no podía. Con la traducción no podía: miró en Wikipedia y leyó que había sido premio nacional pero no podía. La página 200 y no podía. No podía con tanto matrimonio. Simplemente, no podía.

Adela saltó páginas; por aquí y por allá como una ardilla, como un saltamontes. Lo había leído con dieciocho años. Ahora ya no es lo mismo.

A Ángela le aburrió al principio pero le ha entretenido. No se ha metido en el aspecto de si entran mucho en el matrimonio o no, sino que se ha centrado en la época. Pero también le ha costado trabajo leerlo.

A María-Norte, Emma, regular. Sólo regular. Le gusta el hecho de que la historia muestra un fiel reflejo de una sociedad. Las primeras cien páginas le resultaron arduas. Todo era previsible. Se ha reído mucho con el señor Woodhouse porque hipocondriacos en el siglo XXI que se comportan exactamente como él conoce un pico. Discrepa con su hermana Marga sobre la traducción. Le sorprende especialmente el hecho de que Emma sienta compasión por todos menos por ella misma. Para terminar, cita unas palabras de Mark Twain: “Cualquier biblioteca es buena siempre que no tenga ningún libro de Austen aunque no contenga ningun otro libro”.

A Pepa tampoco le ha gustado. Naaada. Se lo leyó porque no se había leído el del último encuentro. Resume el libro en una única frase: ¿Quién se casa con quién? La autora no profundiza en el entramado de los personajes. Carece de ironía.

Bla, bla, bla, bla. Brrrrr. Brrrrrrr. Grrrrr. Brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr. Blaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa blablaaaaaaaaaa

Golpecitos de copa llamando al orden, al orden de palabra. ¿Oís la copa tintineante? Creo que no. Algunas, no. Blaaaaaaaaaaaaaa, Brrrrrrrrrrrr,bla,bla

¿Le ha gustado a Elena? ¿Escucharemos un sí, por fin? Pues no. El mimetismo parece haberse instalado en el grupo. “No me ha gustado”. Rotunda, la esposa del futuro premio Goya. ¡Sorpresa! Le ha costado muchísimo leerlo. ¿Habíamos oído eso ya antes a alguien más? ¿No os suena ese ronroneo?Y la forma de escribir. ¡Ay! la forma de escribir. ¡Esos insufribles diálogos indirectos! Hay un punto de justicia social. Sí. No la redime, ni siquiera su marido no el “lince” de Ramón-, sino nuestro querido señor Knightley. Virginia Woolf sí la pone en valor, afirma Elena.

Pilar reparte una fotocopia en la que se incluye tres traducciones diferentes del primer párrafo de un cuento de Edgar Allan Poe. ¡Ay! ¡Qué importante es la traducción en una lectura! Y el feminismo. ¿Qué era el feminismo a principios del XIX? ¿Existía? Mary Woollstonecraft había escrito apenas unos años antes “Vindicación de los derechos de la mujer”.
¿Vindicación? ¿Vindicación? ¿Reivindicación? No conozco esa palabra. Es como "hacer": no puede decirse rehacer si antes no se "ha hecho algo". No se puede reivindicar si antes nunca se ha vindicado. Estaban empezando a vindicar. ¿Y no podía ser un atisbo de feminismo en pañales el hecho de que tener patrimonio te ayudara a elegir entre casarte o no? ¿Cómo "redescubrir" algo si no se "ha descubierto" antes?

La exposición de la época y la sociedad rural de la misma le ha parecido muy buena. La traducción le parece infumable.

Marga arremete de nuevo con el tema de la ironía de una forma fulminante: “Pues yo veo lo mismo en Jerez”. ¡Toma ya!

Bla, bla, bla, bla, bla, bla, Brrrrrrrrrrr, brrrrrrrrrrrrrrrr, brrrrrrrrrrrrrrrr. Brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr blablabla brrrrrrrrrrr blaaaaaaaaaaa blaaaaaaaaaa blablalabla

Parece que la conclusión común es que el problema ha estado, no en el tema, sino en cómo lo cuenta la autora. El estilo de Austen no ha gustado.

¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! El tiempo se echa encima. Ya son casi las doce y aún no se ha tratado el tema del encuentro en Llerena, ni se han repartido los regalos de la amiga invisible, ni se han propuesto los libros para el próximo encuentro. Haber empezado una hora más tarde ha comido mucho tiempo y, parece que la gente tiene ganas de seguir charlando sobre Emma. Perdón. No “charlar”: Debatir. ¿Hemos debatido esta noche? La organizadora se queda con la sensación de que muy poco. A ella le han quedado ganas de decir más cosas. Traía preguntas, anotaciones y acotaciones que no sacó.

Por ejemplo: Página 209 de Emma: “ A la mañana siguiente, llegó otra vez el señor Frank Churchill. Venía con la señora Weston, con la cual y con Highbury parecía simpatizar muy cordialmente. Había estado sentado con ella, resultó, muy amigablemente en casa, hasta la hora en que ella solía hacer ejercicio” . Quería que alguien le explicara cómo era posible esa traducción, incomible. Uno de los muchísimos ejemplos de frases sin pies ni cabeza, en su opinión, debidas a la traducción.

¿Y sobre los personajes? Dan mucho juego los personajes: Harriet, esa marioneta en la cuerda de Emma, Jane Fairfax y su conciencia de clase dolorosamente asumida, Philip Elton y su ambición de vicario, Augusta Elton y su soporifera sobeberbia y vanalidad, Emma y su afán manipulador-seudo-intelectual-de pobre niña rica, la institutriz y su rectitud, Knightle y su coherencia…

¿Habéis tenido también la sensación de haber debatido poco?

1. Cristina y Pilar piensan que las siguientes reuniones deberían de realizarse a las 8.30 para disponer de más tiempo.

La organizadora reparte un CD de la película de Emma y un cuadernillo, hecho para el grupo con todo el cariño, que piensa puede apetecer leer para entender mejor a la autora y su obra.
De ahí pasamos a hablar de si se debe traer leído el libro a la cena o no. Para Adela está claro que sí pues leer el libro elegido es el punto de partida de la reunión. Para María-Norte no sólo es obligatorio, sino necesario, si bien aquella que por razones personales no se lo pueda leer un mes pues no sucede nada. Elena discrepa.No nos une el leeer un libro al mes, sino la lectura. Si a una no le gusta leer un libro no tiene por qué hacerlo”, afirma Elena. Según Marga, el objetivo común es leerlo y comentarlo. Cristina piensa lo mismo, mientras que María Derqui dice que todo está en cada una. No debe sentirse incómoda aquella que no lo haya leído. A ella le sucedió una vez y se limitó a escuchar los comentarios. Reivindica el derecho a dejarlo si no te gusta.

El resumen sea quizás que hay que leerlo porque ese es el motivo que nos une, no decir que no se lee simplemente porque no me gusta, pero no leerlo si hay cuestiones personales de por medio. Elena es la última en intervenir de nuevo:Reivindico el derecho a no leer un libro si no me gusta”.

Se pasa a la propuesta de libros que, generosamente, Cristina, incluirá en otra entrada. Gracias Xristi.


Y, por último, para irnos como niñas con calcetines nuevos, repartimos regalos. Perdón, quería decir, María reparte los regalos. ¡Qué bueno que repartiste tú María de los Nortes! Te llevaste el mejor regalo. El único hecho con tiempo del bueno, con las manos de quien lo envolvió, lo metió en la bolsa, lo trajo al restaurante y lo depositó en la bolsa común de los regalos. Creo que todas te envidiamos por ello, María-Norte. Yo, al menos te envidio mucho. Envidia sana, pero envidia al fin y al cabo.

Hubo libros que parecían libros, luces de lectura que parecían otra cosa, ¿eh, Angela?. ¡¡¡Cómo ha marcado en nuestras vidas el no haber hecho la maletita roja!!!; collares que parecían collares, libros que no eran tales, relajantes que se fueron solidarios a hacer olvidar Logroños; bufandas que se aferraron enseguida a un cuello nuevo, velas que buscaban cerillas, música funk que pedía marcha, bolsos que buscaban fiesta, cuadernos de notas esperando palabras.

2. Cristina y Pilar piensan que el próximo regalo invisible, el segundo aniversario del próximo Junio, debería hacerse a mano. Que cada una haga, como mejor sepa y pueda algo que tenga que ver con Hoy Libro.

Así, salimos a la calle, Amador nos hizo una foto y, caminando hacia el Altozano, el grupo se dispersó, buscando cada una su cama hasta la próxima cita.

Y colorín, colorado, el primer encuentro del 2009 se ha acabado.
¡¡¡NOS VEMOS EL PRÓXIMO 24 DE FEBRERO, MARTES, DE LA MANO DE ELENA!!!


Discover Aimee Mann!

33 comentarios:

Cristina dijo...

Magnífica la moderadora, magnífica la organizadora, magnífica la pendolista del acta, magnífico su color de pelo y como dice Jane Austen: "Emma comprendió que Harriet era la amiga que necesitaba, exactamente ese ALGO que necesitaba en su hogar"... pues eso, que vosotras sois ese ALGO que necesitaba yo en mi hogar... (pa no hacer nada más que estar enganchada al blog)

queeee siiiii que ya voyyyy (estos niños... ¡po no quieren que le cuente un cuento, con to lo que tengo yo que leer aquí!

Cristina dijo...

Recuerdo el resultado de la Encuesta de Emma:

10 VOTOS
ME HA GUSTADO...
MUCHÍSIMO: 2 (20%) (aunque deberíamos anular uno de una fullera)
BIEN: 2 (20%)
REGULAR: 2 (20%)
ME ABURRE SOBERANAMENTE: 4 (40%)

Beatriz dijo...

Qué bien haber estado en vuestra cen a!!! una delicia leer vuestro encuentro, no puede ser más ilustrativo.... gracias por compartirlo.

Mª del Mar dijo...

Pilar, "chapó" (¿cómo se escribe "chapó"?).

Un acta estupenda. Si buena fue la cena, mejor queda con este acta.

Cristina dijo...

pilipili ¡qué bien hice en dimitir! ¡qué gusto leerte, a pesar de los brrrr blaaaaa grrrrrr, que parecemos fieras currupias más que señoritas de postín!

Pilar dijo...

Tranquila, mi querida niña de los remedios; es sólo la ignorancia de quien no sabe transcribir ese "murmullo" de fondo al unisono que hace el personal cuando no respeta el turno de palabra. Ya sabes: Bbrrrrrrrrrrbbbrrrrrbrrrr. Blaaablablablabblaaaaaa.Grrrrgrrrr ¿Pillas?

Pilar dijo...

¡¡Ah!! y gracias por meter las fotos. Esa es mi siguiente lección.

Cristina dijo...

pillo, so pilla, perunilla, pero claro, para una señorita finolis de los remedios like me verme gruñir como si fuera un cuadrúpedo... compréndelo, hija, se me ha caído de golpe el dedo meñique, que mantenía enhiesto mientras me tomaba el té...

Pilar dijo...

Dios, ¡si cuando yo digo que la conciencia de clase se lleva a la tumba!... Y cómo diría tu tío Jesus: niña, ¿estás tocando la flauta? (yo kisiera saber si, tu dedo "enhiesto" para tomar el té no estará...eso, tocando la flauta. Si es así, dímelo y me voy pallá volando: me das clases de buenas maneras y de ordenadoooorrr (ke m vendría mu pero ke mu reketebien)

Cristina dijo...

cariño, debo comunicarte que me he metido en another embolao, y me encuentro enfrascada en la ardua y dolorosa tarea de escanear las fotos de mis ancestros, acaba de pasar ante mis ojos una Salud vestida de primera comunión...

maria dijo...

Querida Pilar:
Estoy llena de agradecimiento hacia ti por:
. Haber intentado llevarnos en la pre-cena al callejon de la Inquisición y no poder hacerlo porque en estas fechas no había guía, pero haberme explicado y enseñado el sitio a mí.
. Por elegir el Cafe de la Prensa para nuestro encuentro, el sitio, las paredes, el entorno, eran muy evocadores, me gustó mucho.
. Por habernos llevado a Triana a Casa Cuesta, con toda su historia.
. Por haberte camelado a Amador para que nos dejara el comedor para nosotras solas, un lujazo.
. Por tu regalo del CD de Emma y el cuadernillo explicando la biografía de Jane Austen, la sociedad y la epoca en la que vivió, la educacion de la mujer entonces, sus inicios y formacion como escritora, sus obras y todo manuscrito y encuadernado con tus manitas, todo un regalo.
. Por el regalo de una nueva palabra para mí, como es "vindicación".
. Por hacer que en esta cena, todas nos quedaramos con ganas de seguir debatiendo, a mi se me hizo especialmente corta.
. Por tu regalo de las diferentes traducciones del mismo texto, nunca lo había visto de una manera tan gráfica.
. Por dejar que me quedara con, sin duda el mejor regalo de todas las invisibles. En mi pueblo dice que quien parte y reparte se lleva la mejor parte, pero no quiero ser egoista, en la proxima reunión llevare el regalo de Maria-Sur, para que podais comprobar lo grande y hermoso que es, y si en un futuro hacemos un museo de "Hoy Libro", bueno me pensaré si lo dono.
. Por tu fantástica acta, donde describes todo, todo y todo, hasta los silencios y los brrrrrr.
Ha sido un gran placer tenerte como anfitriona.
Y a todas gracias, creo que tenemos algo muy grande y es un orgullo pertenecer a Hoy Libro.
Un beso
Maria-Norte

maria dijo...

En mi capitulo de agradecimientos quiero hacer una mencion especial para Candela, la hija de Maria-Sur, que se que participó muy activamente en la elaboracion del regalo.
Muchas gracias Candela y enhorabuena por tener esa madre que tienes.
Un beso lleno de cariño y de vientos huracanados desde Galicia
Maria-Norte

Cristina dijo...

y yo, pa no ser menos, quiero agradecer al señor azar que la lectora con más horas de vuelo fuera la agraciada con el regalo con más arte. ¡Gracias, señor azar!

Pilar dijo...

Gracias, gracias, gracias a las que me las habéis dado en el blog y en el móvil con sus mensajitos. Pero, POR FAVOR, el hecho de que sea una abrazafarolas -usease una charlatana socializadora a tiempo cuasi completo- no significa que no tenga vergüenza y pudor y, de eso, aunque no os lo creais, tengo a raudales.
Me tocaba organizar la cena,lo hice lo mejor que sé y con mucho gusto.
¡¡Pensemos ya en la siguiente!!

maria dijo...

No recuerdo si se puso fecha a la cena de Febrero, me gustaría saber que día es para ir planificando
Maria-Norte

Cristina dijo...

Pues yo tampoco me acuerdo, pero creo que dijimos el 24 ó el 25, y la organizaba Elena... ¡a ver, la del acta, que se manifieste! (u otra con mejor cabeza que las presentes)

Pilar dijo...

Ya está puesto en el acta. La próxima cena de Hoy Libro es el 24 de febrero, martes y deberá organizarla Elena (¿ois las trompetas?)

marga dijo...

Este blog corre que se las pela. Y ahora no puedo seguir su ritmo. Pero tengo una deuda con la mujer de la boca de fresa, sí, con esa, con la que hizo que todas nos sintiéramos orgullosas el día de la reunión, orgullosas de pertenecer a un grupo que día a día va dando pasos más certeros para lograr sus objetivos. Pililebe, deja asomar el rubor a tus mejillas una vez más, permíteme que te eche piropos, que te aplauda por tus iniciativas, que te agradezca tu dedicación,¡eres una artista!. Y deja que te pida perdón por mi retraso y por todas las veces que intenté, aunque infructuosamente, romper el turno de palabra (si quieres no me perdones por lo del turno, porque un poquito de brrrrrrrr y de blablabla también tiene su gracia).

marga dijo...

Campanilla, ¿te has dado cuenta de que el Capitán Garfio ataca de nuevo en su entrada del día 23 a las 20.03? ¡No podemos con él!

maria dijo...

Este Capitan Garfio¡¡¡¡¡¡

Cristina dijo...

¡amo hombre! cuando el capitán garfio es bueno se meten con él, y cuando es malo también... ¡me voy a tener que tapar con una manta zamorana-palentina pa que no se metan conmigo! ¡no hay derecho!

marga dijo...

Vamos a ver. Cuando hablas de horas de vuelo, ¿quieres decir horas de vuelo clickaireando o experiencia vital?

marga dijo...

¡¡¡Glup!!! creo que la mala he sido yo...

Cristina dijo...

peter, peter ¡a ver si me vas a quitar el garfio y me van a salir a mí las chispitas!!!

maria dijo...

Peter pan, se la está ganando y el Capitán Garfio es mucho mas bueno, que digo bueno, buenísimo y Peter va a ir al infierno.

Cristina dijo...

¡esa es mi campanilla! ¡ole! ¡arsa!

maria dijo...

El día propuesto para la próxima cena es el martes 24 de Febrero. Es martes de Carnaval ¿ ahí es fiesta?

Cristina dijo...

no. aquí el carnaval dura todo el año.

Pilar dijo...

Margui, yo también te quiero

Elena dijo...

Enhorabuena, Pilar¡¡, Me lo estais poniendo complicadísimo, estoy viendo que me pongo pilas o me echais del Club, a ver que acta hago.
Bueno Pili, como quedamos te sientas conmigo y me echas una mano. A ver si me sale tambíen como a tí.

¿quien decía que esto se acababa?, entro a ver el acta y desde la cena ya hay 6 entradas nuevas ahhh...

Besitos a todas

Pilar dijo...

Hecho, Elena. Guardame la silla ke voy. Y respecto al acta, seguro ke t sale mejor, ya sabs, x akeyo d ke todo es manifiestament mejorabl en la vida.
Yo también t mando un beso bloguero-virtual

Pilar dijo...

"Un libro tiene que ser el hacha que rompa nuestra mar congelada".
Franz Kafka

He leído esta frase esta mañana por casualidad. ¡¡La compartimos!!

maría-sur dijo...

¡Hecho!

...y entonces, un mar lleno de libros,¡qué cálido!