lunes, 10 de octubre de 2011

...Y VOLVIMOS DE PORTUGAL

By María Norte

Nuestro Encuentro Internacional Cáceres-Sevilla comenzó un día antes. El viernes a las 17, hora portuguesa, en los jardines Maricristi, con la inestimable ayuda de Marta y Lucía (siempre solícitas a cuantas chorradas se le ocurren a su madre y sus colegas), estuvimos preparando el "kit de regalos kikirikiiii", también llamado "que te pique un pollo portugués", consistente en "cuadernito-recordatorio de lecturas y préstamos" y "calendario del curso escolar 2011-2012". Pusimos las pegatinas y colocamos los meses en el calendario Kikirikiiiii, impulsadas por el entusiasmo que proporcionan unos buenos gin-tonics para refrescar el gaznate, acompañados de un exquisito pastel rumano que nos ofreció nuestra blog master.

Pilar Bacas nos impuso meter en nuestra maletita un delantal y unas tijeras, así que mientras estábamos con nuestras labores, y con la animada charla que nos caracteriza, decidimos que la ocasión merecía estrenar un mandilito, no íbamos a llevar unos ya ajados por tanto festín. Y pim, pam, pim, pam, nos fuimos a una gran "boutique oriental" para elegir unos delantales que no desmerecieran. Allí encontramos unos discretos, a la par que elegantes, que nos quedaban genial y decidimos adornarlos con una gran flor en la cabeza para dar alegría (¿más?) al evento; encontramos unas dignas de cualquier invitada de la boda de la duquesa. Nos dio la sensación de que a más de un chino se le pusieron los ojos más redondos, pero no sé, igual fue una impresión personal. Después de elegir el más apropiado a nuestro color de ojos, y comprobar que eran nuestras tallas, nos fuimos a casa, quedando a las 9 de la mañana del día siguiente para iniciar nuestra aventura.

A las 9,04 minutos nos dirigimos a casa de Cristina desde la de Marga, trayecto más que habitual en nuestros encuentros, aunque no sé por qué azar del destino, nos perdimos, algo que creo que marcó el viaje, pues nos volvió a pasar en más de una ocasión; más adelante os contaré nuestro viaje de vuelta.

Iniciamos la ruta guiadas por nuestra Sor Citroen particular, Sor Margaretta Fitipaldi, con la inestimable colaboración del Tom-tom, el Iphone, el Ipad y nuestro sentido de la orientación, aunque al final descubrimos que el mejor Tom-tom es el dibujado en una servilleta por un gentil camarero portugués, que indicaba mejor que ningún aparatejo las "currrrrvas y contracurrrrrrvas" que debíamos coger para no acabar en Lisboa.

Aparte de todo ese aparataje tecnológico, nuestro coche iba equipado, para darle sabor lusitano, con un alegre gallito portugués colgado del retrovisor, al que solo le faltaba decir kikirikiiiii, una selección de fados y música portuguesa, con la que Cristina perfeccionaba su acento portugués, y el libro de José Saramago "Viaje a Portugal", que fue nuestra guía a la vuelta.

Desayunamos estupendamente por el camino, y seguimos ruta, leyendo fragmentos de nuestro libro de la monja portuguesa (una dosis de recuerdo, que nunca viene mal a unas chicas preparadas para la vida moderrrrna) y nos descubrió María-Sur la gran diferencia que existía entre dos traducciones diferentes, comparando el libro de Acantilado con el del Círculo de Lectores, traducido por Carmen Martín Gaite. Y leyendo leyendo, encontramos una palabra nueva que pasó a formar parte del lenguaje cotidiano de nuestro viaje: "LUDIBRIO", aunque no pudimos descubrir su significado hasta el día siguiente, debido a los inconvenientes de la técnica actual (y sobre todo a lo caro que sale el internete en el extranjero), pero casi todas pensábamos que tenía cierto tinte sexxuá y libidinoso. ¡Ay, la imaginación calenturienta!

Lo que sí os puedo asegurar es que durante el trayecto, las únicas lágrimas que hubo fueron de risa.

Así que con el rimmel corrido, llegamos en el tiempo previsto al hotel, 2 h. y 45 minutos, casi a la vez que nuestras compis de Cáceres.

El hotel fue uno de los muchos aciertos de nuestras anfitrionas, cómodo, precioso y con unos enormes jardines que nos ponían a todas un poco bucólicas, aunque estaba más cerca del marqués de Chamilly que de la celda conventual de Mariana. Nos sentimos como marquesas desde el primer momento. Tenía hasta capilla, en la que nos hicimos unas fotos que parecían llenas de santidad.

Ya todas juntas nos fuimos a ELVAS a una terracita, a tomarnos un café y un riquísimo bizcocho, con "madre" triple y todo, que nos hizo Bea, y que trajeron las cacereñas en su minibus.

El restaurante "La flor del jardín" fue otro acierto de nuestras anfitrionas, al aire libre (estaba en el Parque Municipal de Elvas) y con una comida excelente ¡No nos faltó ni la zapateira!. Aunque lo mejor fue la charla y la compañía. Y el molotofff y la Cercaia, postres típicos de Elvas a pesar de sus nombres rusos.

Desde allí hicimos una ruta por el pueblo, donde no faltaron ni las artes, porque visitamos el Museo de Arte contemporáneo, ni las compras de vinitos, quesitos, toallitas, delantalitos... ni por supuesto las risas, entre otras cosas al ver la cara de Marga Cáceres cuando María Sur le preguntó si es que teníamos que habernos leído algun libro para el encuentro... ¡todo un poema!

Especialmente divertido también el corrillo en la plaza, donde se habló de bodas suspendidas, ajuares y cartas de amor y desamor.

De vuelta en el hotel, se produjo uno de los momentos cumbre del encuentro. Pilar nos había pedido que incluyéramos en nuestras maletas el famoso delantal y unas tijeritas, aunque era un misterio el uso que le ibamos a dar. Se especuló con todas las variantes: limpiar pescado, hacer libritos, poemas visuales, una operación a corazón abierto... aunque la solución al misterio fue que nos había preparado un taller de cestería. ¡Todo un acierto! Así que ataviadas con nuestros delantalitos y nuestras tijeras, nos dirigimos a la terraza donde con todo el material dispuesto nos enseñó a hacer canastos de mimbre. Fue muy divertido y original, todas trenzando y preguntando "Seño, seño, que no sé cortar en oreja mulo. Seño, seño, que me sale escorado a la izquierda. Señooo que mi culo es muy estrecho".

Todas acabamos encantadas con nuestro cestito artesanal, a pesar de que a la mitad de la sesión se nos fue la luz y lo hicimos casi al tacto. Nos fuimos a cenar encantadas con nuestra nueva habilidad, bueno, unas más hábiles que otras, pero todas contentas. A decir verdad, las más "canasteras" eramos nosotras, porque con nuestra flor en la cabeza y nuestro delantalito folclórico, parecía que veníamos del mísmisimo Sacromonte y llevábamos toda la vida haciéndolos... aunque el resultado no acompañara las apariencias.

Ya en la cena hicimos el clásico intercambio de regalos, todos muy acertados y muy agradecidos, parecía que habían llegado los Reyes Magos.

Pilar Bacas llevaba una extensa Biblioteca, incluido el relato encadenado que salió del blog cacereño, donde María Sur figura en los títulos de crédito por su aportación, y una recopilación de frases de su genial madre (lo más cotizado). Pasó a sortearlos, junto con unos canastitos monísimos hechos por la Seño (o sea, ella). Fue ayudada por su secretaria Maite, que muy metida en su papel nos hizo sentir que estábamos en una subasta de Sothebys, porque iba relatando las excelencias de cada uno de los ejemplares con todo lujo de detalles. Isa Mari, muy generosa, donó su premio a la única sevillana que no había tenido suerte. A mí. En algún corrillos se escuchó la palabra "tongo".

Y como fuimos a hablar de un libro (aunque a ratos se nos olvidara), Bea hizo uso de su campanilla milagrosa y comenzó la ronda con una crítica al título. El original era "Cartas portuguesas" (sin la monja). Se habló del prólogo de Martín Gaite, de cómo según la versión, hasta se cambiaba el orden de las cartas ya que la 2º se cambiaba con la 4º y comparamos las traducciones.

A muchas les había gustado más la historia de cómo se fraguó el libro que las propias cartas y que la historia que narraba en sí. Hablamos sobre la irracionalidad del amor, sobre el sentimiento desgarrador que se palpa en el libro, sobre el poder de los sentidos, sobre Emilia Pardo Bazán; en general no nos sentimos identificadas y a algunas les gustaría saber qué ve en el libro otra gente que dice que es imprescindible. También se habla sobre el paralelismo con Queiroz en "El molino". Apuntan que en el libro se refleja el nombre de ella y no el de él, y nos reímos mucho con los otros finales propuestos en el blog.

Se vuelve a hablar de cartas. De una que guarda las cartas a su ex-marido y las cartas de la ex-novia del actual. Otra de un diario con trece años y una adolescencia agotadora en la que además no se enteraba de lo que ocurría a su alrededor, de cómo con el tiempo nos idealizamos. De la primera y última carta de un amor. De otra en la que el pretendiente escribe a su novio pidiendo permiso para salir con ella.

De la cena pasamos a las copitas, donde sobre todo se habló del libro y fecha y lugar del próximo encuentro, que nos toca a organizar a nosotras... tarea difícil, ya que el listón nos lo han colocado muy alto. Votamos porque el encuentro siga siendo internacional, y se propone que además el libro tenga alguna versión cinematográfica.

¡Y de allí a dormir, que había sido un día completo! Aunque creo que alguna pecadora aún alargó la noche en su celda, comentando sobre lo divino y lo humano.

Amanece. Vamos saliendo del letargo del trasnoche cada una a su ritmo. Y nos vamos encontrando en el abundante buffet del desayuno, entre "torradas", bizcochos y mermeladas. Paseamos por los jardines y las huertas, llenas de estanques y fuentes muy románticas, de rincones con mucho encanto, y hasta una pequeña capilla de San Antonio y un reloj de sol que quisiéramos parar para que no llegue el fatídico momento de las despedidas. Pero llega, y ante la soberbia puerta de la quinta nos confundimos en abrazos, besos y alegría por lo vivido.


Y cada mochuelo a su olivo... ¿cada mochuelo a su olivo? Creo que no, porque las sevillanas, como no encontraban su olivo le preguntaron a Saramago. Y como unas Thelma y Louise pero por partida doble se dispusieron a buscarlo por cada pueblo y aldea que Saramago mencionaba en su libro. Y para la distancia que normalmente se recorre en tres horas, nosotras empleamos ¡diez!


Primero fuimos a JUROMENHA, que es como nos cuenta el Nobel: "la aldea proclama la albura de sus casas, el aseo casi clínico de sus calles", y subimos a su castillo "bajo el grande y ardiente sol". Fue destruído por una explosión 1659 (10 años antes que lo de nuestra Mariana), y comprobamos como "allá dentro se adivinan los lugares donde vivió la gente: una chimenea, a la que le falta el piso en el que asentaba, está suspendida en el vacío". Y su capilla de la Misericordia, y la Iglesia de Nossa Senhora de Loreto. Las vistas desde el castillo son magníficas. Enfrente, España, separándonos el río Guadiana.

Saramago dice en su libro: "todos los viajes tienen su final, y Juromenha no sería mal sitio para acabar este"...
¡ni hablar, don José! ¡esto no ha hecho más que empezar!

Por una preciosa carretera, bordeada de árboles, atravesamos unas canteras de mármol rosa, y llegamos a ALANDROAL, donde Saramago decía que paró "sólo para refrescarse" y yo ya me relamía con la proximidad del Martini, pero no me dejaron. En vez de eso visitamos su extraña fortaleza-iglesia (o iglesia-fortaleza), una torre de piedra negra con un campanario de un blanco impoluto.

Marga trepó por la muralla, no sabemos si cual cabra, cual princesa, o cual gárgola románica, aunque desde abajo la observábamos recorrer sus almenas con cierta alarma. Luego no se podía bajar, claro, y tuvo que desandar lo andado... En este pueblo hasta los pasos de cebra eran de mármol, ¡fijaros que nivelazo!.

Continuamos hacia TERENA, porque don José "quería ver la que es, de todas las iglesias-fortaleza, la más fortaleza que iglesia. Lo dicen las fotografías, y la confirmación está ante los ojos. Si le quitaran la espadaña, quedaría un castillito perfecto, con sus fuertes almenas puntiagudas y el balconcillo que fácilmente se convertiría en matacanes, si es que no fue ya esa su primitiva función".

Pues allí que fuimos. Vimos los hermosos cipreses podados en el cementerio, con un tronco larguísimo, y por una calle muy cuidada llegamos a su castillo. Pero no encontrábamos la iglesia. La fortaleza sí, pero ¿y la iglesia?, hasta miramos por un ventanuco de la torre, con el único resultado de un alboroto de palomas.


Pero ¿y su iglesia de Boa-Nova? (o de Bora-Bora, como alguna la bautizó) y aquí ¡audaces!, dudamos hasta de la palabra de Saramago, llegando a pensar que se habría caído desde que él pasó por allí porque no la encontrabamos, pero vamos, no era Saramago, era nuestra famosa orientación. ¡Y por fin la encontramos! Efectivamente no le faltaba ni un perejil a la descripción de don José: "Joya preciosa de nuestra arquitectura medieval, también porque está intacta, la iglesia gótica de Boa Nova quedará en la memoria del viajero". Estaban a punto de cerrar la iglesia, aunque las señoras que la cuidaban nos esperaron y entramos en la Iglesia y todo; estaba llena de imágenes de vírgenes con los pelos de verdad.

Se nos hizo tarde para comer. Y había que alimentar al cuerpo, además de al espíritu. Paramos en el primer restaurante que encontramos, en el pueblo de OUTEIRO, se llamaba "Con Vivio", con un camarero guapisísimo, con cierto aire a Paquirri, donde comimos genial, comida típica alentejana. En este pueblo también observamos que en las tapias de las casas tenían unos bidones llenos de agua, y aún nos preguntamos qué costumbre será esa.

De ahí fuimos al pueblo amurallado de MONSARAZ, reconstruido con mucho arte y unas vistas espectaculares del Guadiana, aunque como dice José "el viajero se entristece pensando que Monsaraz pueda ser, sobre todo, una fachada. Visitamos su iglesia, y callejeamos entres sus blancas y cuidadas fachadas.


Siguiendo las huellas de nuestro escritor guía "del morro fortificado de Monsaraz bajó el viajero a la llanura. Esto es como estar fuera del mundo. Los lechos de los ríos son corrientes de piedra requemadas por el sol".

Luego, cómo no, nos perdimos un poquito más, que si estamos en Mourao, que no, que esto es Moura..., que si seguimos hasta el Algarve..., que a mi me da igual, con coger el martes el avión de La Coruña... y de pronto nos damos cuenta de que ¡estamos en España! ¡Dejamos de ser guiris! De repente nos encontramos en una carretera en mal estado, que si cambio de conductora..., que si dónde están las llaves, Matarilerilerile, que si estamos en Huelva, que si estamos en Badajoz otra vez... y a las 19 h. 32 minutos exactamente volvemos a tener internete: "LUDIBRIO", escarnio, desprecio, mofa. Sí, sí -dijimos todas-, pero con tinte sexxuá.

Y poquito a poquito sobre las 22 h. encontramos nuestro olivo. Pero antes de volver a casa, eso sí, le dejamos los paquetitos que nos dio Rosa a su hija "¡qué bien os lo pasáis!" nos dijo como despedida...

Y PARA LAS QUE SE MUERAN DE ENVIDIA, AQUÍ ESTÁN TODAS LAS FOTOS DE NUESTRO RECORRIDO.

32 comentarios:

Julia Campos dijo...

Me ha encantado reencontraros, ha sido un día y medio en el que no ha faltado de nada...Pero ya veo que vosotras no os conformásteis sólo con perderos al volver desde Elvas a la Quinta...
Me encantan vuestros regalos, los he estado mirando con más detenimiento (alli no tuve tiempo), y no falta detalle: el calendario es una pasada, personalizado según la época del año, y la libreta es una monada, muy práctica además. Gracias por todo, sobre todo por vuestra compañía tan agradable y estimulante...¡Es imposible aburrirse con vosotras!

Cristina dijo...

¿a qué edad se tenía la edad del pavo? lo consultaré en mi diario, aunque en vista de lo que nos hemos reído me parece que seguimos con ella. Marga ha añadido una frase a lo de "¿te acuerdas cuando hablábamos de corrido?" y es "¿y cuándo nos reíamos sin hacernos pipi?" (ella es así de fina). Dos días geniales, he disfrutado horrores con todo, y más cuando miraba a la del Norte perder el norte en el sur, jeje... El acta de María N. perfecta, ni una coma le añadía yo (aunque la he adornado un poco con las fotos que nos hicimos con el iphone, el ipad, el ayyyyyy que me hago pipiiiiiiiiii...). Estoy deseando ver las que hicieron las cacereñas para recordar cada minuto otra vez. No me resigno a la rutina... ¿será eso malo? ¡yo quiero ser como Thelma y Louise!

Una Thelma de la vida dijo...

Yo tampoco me explico cómo se puede perder el norte teniéndolo al lado...¡las cosas del sur! Ahora, que el acta mejor orientado¡imposible!

Y tampoco me explico cómo hemos llegado; si Pilar creia delirar con las historias de la monja yo lo creí cuando en uno de los momentos críticos de nuestro recorrido lusitano oigo a la copiloto que le dice a la choferesa -preocupada porque había perdido las llaves del coche- : no importa, tú tira palante que ya las encontaremos...¿Coooómo, sin llaves? ¡Ay, Santo Antonio bendito, venha depressa em nosso auxilio!

Lo único que sí me explico es lo mucho que he disfrutado con tan buena compañía y tan buena organización.
¡Hasta pronto!

(Marga Cáceres: prometo leer el libro para la próxima vez...je,je,je)

Sor Louise dijo...

te condenarás... sor Thelma, te condenarás... ¡es que mi coche no necesita llaves para andar! ¿no ves que es "artomático"? es como las orejas de mulo, tú le dices arreeee y te lleva donde quieras.

rocio dijo...

Aquí una de las que se muere de envidia (con la necesidad que tengo yo de perderme). El acta es una maravilla además de divertidísima. A ver si tengo oportunidad de que la seño de manuales me dé una clase de cestería.

Beatriz dijo...

Me gusta tu resumen María, digo resumen? de resumen nada. Está toito tó.... Un fin de semana corto, pero tan intenso.... Lo he pasado genial con todas vosotras. Ya pienso en ese "nos vemos?" de marzo a comer en algún sitio de mitad de camino y en el próximo encuentro de octubre de 2012. El tiempo pasa volando.....
Un beso con mucho cariño para todas.....

Angela dijo...

Genial, María Norte, no sabía yo que eras una artista en esto de la narrativa. No he estado allí (las promesas son las promesas, y más a un niño), pero es como si lo hubiera vivido. ¡El próximo año no em lo pierdo!

pilar dijo...

Enhorabuena a todas las que habéis vivido ese fin de semana tan estupendo como parece al leer la magnífica exposición de María Norte.

emma dijo...

María has hecho el resumen genial.No se te escapa nada, y además me hás dado envidia por la vuelta tan relajada que habeis tenido,sois unas "pendonas".
El fin de semana ha sido estupendo, cada vez lo pasamos mejor. Gracias por los regalos,son monísimos.
Nos vemos pronto,un beso a todas

Maite F dijo...

Estupenda el acta !. Nadie podrá superarla! Prometo colgar las fotos, mañana, día del Pilar, (muchas felicidades a todas), en un rato que pienso sacar de donde sea. Yo ...también lo pesé fenomenal y también quiero repetirlo y también os hecho de menos, y también me parece que os conozco desde hace muuucho tiempo. Un beso enorme para todas.

Anónimo dijo...

vosotras ustedes podeis ver las fotos del final?????

rosalia dijo...

He disfrutado leyendo y recordando los momentos, sobre todo con esa gracia del sur como lo habéis contado. Lo pasé muy bien en esas horas y con muchas risas que es lo agradable en los encuentros.
¡¡Que energía tenéis ¡¡ , a pesar de tener más Kms. os dedicasteis a ver más sitios, ¿Será que el entorno de Mariana os ha impactado y queríais más ? Sugiero Brasil para el próximo encuentro y de paso nos traemos el ajuar...

maria sur dijo...

Cristi, yo tampoco veo las fotos del final...¿se habrán escondido tras la currrrrrrrrva?

Cristina dijo...

¿y cómo sabéis que no es el final el final que véis y que hay más fotos al final del final que véis? ¿ennnn? YO LAS VEO TOÍTAS, la última es una que vamos en el coche (se me ve mi luenga melena) pero ya es de noche ¿esa no la véis?

marga dijo...

¡224 fotos! ¿Queréis más, almas de Dios?
(si pincháis en el recuadro donde salen las fotos, aparecen todas numeradas; yo puedo verlas todas ¿vosotras no?)

patosilla dijo...

Pues ya lo siento, pero nos salen las fotos, ni pinchando en una de ellas.... no las tendreis en "privado"????

Julia Campos dijo...

Yo tampoco las veo, creía que el problema era de mi ordenador, pero ya veo que no soy la única...

Cristina dijo...

a ver ahora, queridas hermanas

Sor Blogmasterina dijo...

ruego me notifiquéis si la visualización fotográfica es optima tras las últimas modificaciones del servicio técnico habitual

sor Blogmasterina la divina dijo...

y yo me pregunto en la soledad de mi celda... ¿cómo es que Marga las ve? ¿qué misterio es ese? ¿será acaso que su ordenador aun guarda mi configuración desde que el otro día le estuve toqueteando para ayudar a la hermana actera? Querida sormargaretta, mira si tienes mi nombre arribita, a la derecha, allá entre las nubes divinas, donde debo estar por haberme ganado el cielo con mis actos

Sor ahorasí dijo...

ya,ya,se ven por fín.

Cristina dijo...

ea! ¡pues si ya habéis visto éstas, os podéis pasar por Cáceres, que hay más todavía!

Sor Biendo Mocos-todavía dijo...

Querida sor blogmasterina, eres un genio, ¡ya se ven!

Anónimo dijo...

Còmo he disfrutado con este reportaje tan magnìficamente hecho!!!!Sois la le...!(no puedo decirlo que mi hija me và a reñir).Que contenta estoy de ver lo que tiene mi niña con estas amigas,yo tambièn tuve -tengo-la suerte del tesoro de la amistad.Me habeìs recordado un viaje de amigas a la Alpujarra hace miles de años,sin conocer la zona con tormentas..perdidas y rememorando tambièn a Thelma&Louise....bueno chicas que me enrollo...¡sois geniales!!!!os quiero,besitos

Beatriz dijo...

Por fín..... qué risa. Es muy divertido verlas, se ve perfectamente lo bien y beatinas que hemos estado......Ay, ay...os vais a condenar...

Sor hija amantísima dijo...

¡Ay madre superiora, que le acabo de pillar en confesión! Me alegro haya disfrutado usted de las aventuras de su hija la perdida que no descarriada.

luzbel dijo...

Pues sí, allí estabas, en las alturas. ¡Así me sentía yo tan poderosa! Ya te he enviado al limbo de las Masterinas Divinas.

¡Cómo me gusta ver por aquí a la madre de la hija amantísima! ¡Muchos besos!

Anónimo dijo...

La madre de la hija,que ya dejò su comentario,quedò muy gratamente sorprendida con esa foto en la que aparecen las "pastillas contra el dolor ajeno",¡paece que os hubiera pario a toas.....!que lindas sois.

en el limbo nooo, en el limbo nooo dijo...

¡AYYY, yo en el limbo! ¡el limbo, que es ni chicha ni limoná, qué sitio más aburridísimooo, abájame pabajooooo contigo, luzbelita mía!

¡Matersur! ¡vente con nobis, así a una cena como al teatro, que tenemos muchas ganas de verte!

pilar dijo...

Yo, perdonen ustedes la intromisión, tengo la impresión una vez leído el diario de viaje y visto tanta foto-por-dios-onde va a parar, que no se han divertido mucho. No estoy equivocada, ¿verdá? Es que se ve a la legua, se ve a la legua...

Cristina dijo...

Ahora que no nos lee nadie, Pilar, nos hemos aburrido una barbaridad, pero era ver una cámara, y ¡plaf! ¡a disimular! Ya sabes que somos buenas actrices

Isamari dijo...

Genial el Acta, creo que de ahora en adelante ya sabemos quien va a ser la fedataria de nestros encuentros. No habeis perdido el tiempo sevillanas,me ha encantado vuestro periplo por los pueblos portugueses.Os informo que los bidones con agua que visteis parece ser que son para evitar "que se caguen" "los perros" o "los gatos", no sé que animal con exactitud.Un besazoa todas. PorciertoRocíoy Angela os esperamos en la próxima,no se aceptan excusas.