lunes, 26 de enero de 2009

NOSOTRAS ¿NADAMOS O BUCEAMOS?

create animated gif


Llevo tiempo haciéndome esa pregunta. Muchas veces yo, como supongo algunas de vosotras, acometo la lectura de dos libros a la vez y según el estado de ánimo, leo uno u otro. Unas veces son lecturas de entretenimiento, diversión, superficiales, otras veces son libros más profundos. El tiempo todas lo sacamos arañando minutos a nuestras actividades, dejamos de hacer cosas que unas veces hay que hacer y otras que nos apetece hacer también. ¿Qué lectura elijo?.

Hoy, leyendo la revista de enfermería "Jano", vi una columna firmada por José María Pérez Álvarez que titula "Literatura de superficie" y que os transcribo, para que opinéis, si os apetece.


"Hablemos de literatura. Aunque si llego a alguna conclusión (yo no suelo llegar a conclusiones, suelo llegar a errores) mis palabras podrían aplicarse a cualquier otra actividad humana, la que ustedes quieran. Observo ya desde hace años que existen dos tipos de literatura: la literatura de superficie y la literatura de profundidad. Los aficionados a observar el mar solemos deleitarnos con la superficie, con las olas, con la belleza exterior y dejamos de lado la verdadera vida del mar, su secreto, el pulso que circula por su interior. Creemos que la verdadera fuerza del mar estriba en las olas cuando su autentica potencia está en las entrañas, en las mareas. Lo mismo sucede con la literatura. Llegan a nosotros los nombres que flotan en la superficie, que se hacen visibles: son los nombres que acaparan las revistas culturales y los suplementos literarios y escaparates de las librerías. No todos desechables, por supuesto, pero en su mayoría son intermediarios entre una literatura detestable y un mercado acrítico. No cito nombres para no morir asesinado en una esquina. Y por falta de espacio.


Y sin embargo hay otra literatura, esa que no es de superficie, que pasa inadvertida incluso para la mayoría de la gente que ama la verdadera literatura (y ya sé que lo de verdadera puede ser palabra peligrosa, profética o sectaria). En ese submundo marginal se mueven escritores de una calidad demostrada que, de momento, no asoman a la superficie. Aquí sí que me atrevo a dar nombres (y que me disculpen aquellos a quienes no nombro por olvido o por no haberlos leído): Manuel Vilas, Javier Pastor, Juan Francisco Ferré, Mercedes Cebrián, Vicente Luis Mora, Miriam Reyes, López Serrano. Ciertamente, hay que proceder con cautela (no soy capaz) en estas cuestiones pues cualquier día esos autores que cito pueden estar en la superficie y sufrir las críticas de quienes no la alcanzan aun. Pero estoy hablando de literatura de riesgo (y en la superficie también hay casos así, aunque los menos), de la que exige un esfuerzo a lector como nos lo exigen Kafka, Joyce, Proust, Celine, Döblin o Faulkner. Los que transitan por ese submundo son la fuerza de la marea. Buscan su voz sin pensar en el número de ventas, en las cifras de los contratos, en las apariciones televisivas. De momento son héroes. Espero y deseo que nunca se conviertan en villanos y que, aunque se hagan famosos en la superficie, su literatura siga siendo submarina".



15 comentarios:

Cristina dijo...

Pues para que buceemos, con o sin escafandra, he puesto en cada nombre un enlace con sus blogs (algunos no los he encontrado). Debo reconocer que no conocía a ninguno, así que debo nadar de espaldas.

Cristina dijo...

Toda la culpa no la tenemos nosotras, esos que nombra, me parece (tengo que bucear más) que son escritores jóvenes que han publicado en editoriales con poca distribución, no llegan a todas las librerías, y por supuesto no ponen sus libros a la vista del público. De eso te puede hablar un poco mejor Pililebe.

maria dijo...

Muchas gracias, yo me metí en Google, no se poner los enlaces; y tampoco conocía a nadie y lo que leí en Internet tampoco me entusiamó. Pero a lo que yo me refiero es que seguro que todas conocemos también a otros autores lo mismo de literatura que de música que no son famosos no han publicado mucho y segun nuestro criterio deberían ser mas conocidos. Y también me planteaba que nos gusta más, que elegimos, porque nos dejamos llevar a la hora de dedicar nuestro tiempo a la lectura, que buscamos, que nos emociona, que nos enriquece, que criterios manejamos a la hora de elegir que escuchar o que leer, que vivencias o momentos nos hacen optar por una cosa u otra.
Seguro que cada una de nosotras podría hacer una lista como hace el autor de la columna con escritores y autores "que no asoman a la superficie"

marga dijo...

Todo se andará (o buceará). En Hoylibro! ya nos hemos planteado huir de las listas del momento, de "los 10 más vendidos". Llevamos poco tiempo, reconocemos que nos hemos equivocado con varias de nuestras elecciones y queremos buena literatura. Y no sólo la podemos encontrar en autores desconocidos, aunque me parece estupendo que estemos atentas a todo lo que pueda enriquecernos. Me parece que vamos por buen camino.

Cristina dijo...

Pues mira, puestas a bucear quiero recomendar el que me he comprado hoy (tirando para mi familia ¡para qué bucear más hondo!).

Su autor: Nacho Montoto. Son dos preciosos libros de poemas ilustrados por el precio de uno. Uno se lee bocarriba y otro bocabajo, muy útil para las profundidades marinas.

Sus títulos: "Mi memoria es un tobogán" y "Espacios insostenibles".

La editorial, también marina, se llama "El cangrejo pistolero".

glu, glu, glu... me voy a leerlo aprovechando el conticinio...

Pilar dijo...

¡Todo es tan relativo en la superficie, (ke es el lector)! ¡Y hay tanta mierda (en las profundidades del mundo editorial)!

Los lectores somos, bien frecuentemente, llevados a error por los segundos, las editoriales. Y depende donde te sitúes -tú, autor-, no siempre por elección propia, te ubica en un lugar u otro el lector.

¿Cuányos autores que, un puñado más o menos numeroso de lectores califica de "auténticos", "marginales", "coherentes"... no entrarían en la gran noria del "Planeta", por ejemplo, y se dejarían otorgar un premio de 600.000 euros má la publicidad que ello conlleva? Dios, adiós a las penurias económicas, vivir solo de escribir, ser más conocido. ¿A quién no le gusta eso?¿A qué ser humano no le gusta que le valoren su trabajo, que su familia y sus amigos le digan que le quieren?

¡Todo es más complicado y más simple de lo que parece! Tengo un amigo que, desde la adolescencia, nuestra adolescencia, vestía vaqueros rotos, llevaba pelo largo y grasiento atado a una coleta, sacaba fotos, vagabundeaba por el mundo... era, lo que entonces, en los años setenta y entrados los 80, se llamaba "hippy": Todo aquel que no vistiera como él y entendiera el mundo cómo él lo hacía éramos pijos (¡Dios!a cuanta gente diversa metía en el mismo saco!.
Pasaron los años y un día de 1989, volvía yo de un viaje por Suiza y Francia y pasé a visitarlo en su casa en Bilbao, donde vivía desde que se echó novia. Era un piso austero con muebles tradicionales, marrón oscuro, sillas tapizadas, cortinas con sus pompones y lazos en las agarrederas y unas magníficas fotos de boda enmarcadas en marcos plateados repartidas por el salón-comedor. "¿Te casaste por la Iglesia?", le pregunté asombrada. "¿Qué querías, que matara a mi madre de un disgusto?". "Bueno, podías haberla dejado en silla de ruedas casándote por lo civil. ¿No crees? Tu madre seguiría viva y tú más "Integro" (¡¡le gustaba tanto usar esa palabra!!), le contesté.

Años atrás, a principios de los 80, entré a trabajar como asistenta en casa de una señora inglesa para llegar a final de mes. Vivía en Inglaterra y España entnces aún no pertenecía a la Unión Europea,lo que te obligaba a la entrada del país a ponerte en la cola de los "no comunitarios", haciéndote vivir como tal una vez que estabas dentro.
Era profesora, mi profesora. Culta, vivida, viajada... lectora impenitente que tenía libros en todas las habitaciones de su casa, incluido un estante en el cuarto de baño frente a la bañera. Éste es el que menos usaba pues, imagino que sabéis que los ingleses no son muy amigos de la higiene personal diaria.
Entre plumero, limpiacristales y abrillantamadera, me iba tropezando con libros de autores de esos que pasan a la Historia, convirtiéndose en intemporales. Pero, también, de tanto en tanto, pillaba novelas románticas, novelas de Aghata Christi... UN día le pregunté y me contestó: Pila -la imposibilidad de pronunciar la "R" convertía mi nombre en una bateria de radio, que no estaba lejos de cómo yo me veía a mi misma; pero esa es otra historia-. Apenas acabas de cumplir los veinte y es imposible para ti entender que la inteligencia y las inquietudes no siempre tienen que ver con la lectura que una elija, sino con el momento de su vida en el que se encuentre. Ahora necesito más vanalidad y menos existencialismo". Debía tener razón. Estoy empezando a sentir lo mismo.

maria dijo...

Por supuesto Marga que estamos en el buén camino. No me cabe la menor duda. Incluso esas elecciones que en algun momento no nos han gustado tanto, nos han enriquecido siempre al hacer la puesta en comun, y nuestras elecciones ahora no son como lo haciamos antes, sino recomendadas y eso según mi punto de vista es muy bueno.
Pilar, como siempre ha sido muy interesante tu punto de vista y aparte de la delicia de leer tus andaduras, me has ayudado mucho, porque siempre viendo mi biblioteca pensaba si alguien podría definirme a través de los libros que he leido, donde hay de todo: superficie y profundidad, y me parece GRANDE la frase de la profesora" es imposible entender que la inteligencia y las inquietudes no siempre tienen que ver con la lectura que una elija, sinó con el momento de su vida en el que se encuentra. Ahora necesito más banalidad y menos existencialismo". Justo eso es lo que andaba buscando para entender mejor mi manera de leer y lo has descrito perfectamente.
Muchas gracias.
Maria-Norte

maría-sur dijo...

¡Qué gonito el gif!

¡Y qué interesante las reflexiones!
Yo no sé si cuando venga una ola y me arratre a las profundidades marinas me iré directamente al naufragio.

Creo que un buen punto de partida para sosegar nuestra inquietudes sería aclarar los criterios - objetivos- para valorar, en este caso, la literatura como buena o como mala. Otra cosa, creo, son los gustos y las circunstancias - como casi todo en esta vida-,¿no?

Cristina dijo...

Creo que como dijo alguien "hay gente pa tó", y los conceptos de buena y mala literatura varían según el lector, lo tenemos más que comprobado en nuestros debates, y no siempre lo "no comercial" es mejor que lo comercial.

Pero es muy interesante conocer lo que se está haciendo por ahí, fuera de las editoriales conocidas, y para eso tenemos ahora una herramienta genial para bucear, los blogs y las webs de editoriales nuevas o de autores que están empezando.

Estoy de acuerdo en que muchas veces que te gusten las lecturas dependen del momento anímico en el que estemos. Cuántas veces hemos intentado releer un libro que nos resultó apasionante y nos ha parecido un pestiño la segunda vez. ¿Por qué? ¿es que ha envejecido mal o somos nosotras las que hemos cambiado de punto de vista?

maria dijo...

Nadando superficialmente: ¿ Será que lo que nos gusta es leer y que en cada circunstancia personal, nos gusta mas un tipo de literatura que otra?. Así de natural???

Cristina dijo...

independientemente de los gustos personales de cada una, pienso que somos más buceadoras que nadadoras, porque nos gusta deleitarnos con el sentido profundo del libro, investigamos sobre el autor y la época, aprendemos palabras desconocidas hasta entonces... no creo que nos quedemos en la superficie. ¿Y cuántos libros se editan al año? investigaré y os lo contaré en próximos capítulos, pero siempre hay que seleccionar de alguna forma, y somos un grupo muy variopinto (bonita palabra).

Cristina dijo...

63.397 títulos se editaron en el 2007 ¡SÓLO EN ESPAÑA! de esa cantidad, el 43 % son de literatura, historia y crítica literaria, vamos, ¡para ahogarse en un mar de letras! ¡mejor nos ponemos las escafandras!

maria dijo...

Estuve buscando "variopintez" porque tenemos mucha, pero no existe la palabra, así que sí estoy de acuerdo en que somos un grupo vaiopinto y que cada una es variopinta.
Variopinto, ta. (Del it.variopinto.) adj. Que ofrece diversidad de colores o de aspecto. Multiforme, mezclado, diverso, abigarrado.
¡ Que viva HOYLIBRO variopinto y toda su variopintez¡

Cristina dijo...

Hay varias que pintan, y varias pájaras pintas...

Pilar dijo...

Lo importante es leer y punto, ¿no créeis?
A mi no me importa salir del cine a veces por haber visto un bodrio de peli. Eso me ayuda a valorar las que he visto buenas y a poner las cosas en otra dimensión. Con los libros sucede lo mismo. Y la calidad o no, esa ya es otra historia.

¿Qué es la belleza?

¿Qué es el amor?

¿Qué es la lbertad?

y, la vida, ¿Qué es la vida?

Para cada uno de los habitantes del planeta Tierra seguro que es una cosa distinta.

¿Qué es la literatura? ¿Y la buena y la mala literatura?
¿Quizás va en función de que guste o no?

Corin Tellado es la autora más vendida en lengua castellana (y la más prolífca). ¿Por qué los Puristas, ortodoxos, intelectuales e iconos de la literatura no han querido nunca meterla en un gremio que es el suyo? ¿Acaso ella no hace literatura? ¿lo suyo no es literatura romántica?

¿Por qué te gustan más las plantas a ti que a mi? ¿Simplemente porque tienes 80 estupendas macetas y yo ninguna? ¿Acaso no es posible que yo no tenga tiempo, que me dé pena que se marchiten, que se apaguen, que se sequen?

Tonterías, para mí eso son sólo tonterías. Es tdo mucho más simple, sin tanto envoltorio fictio o falso o hipócrita o elitista o simplista o... innecesario