miércoles, 10 de diciembre de 2008

Cristina viendo el arbool
















.......Y ELLOS VIENDO A..........
¡CRISTINA!
¡¡¡¡ELLOSSSSSSS!!!





Y ELLOSSS,¡LOS MÍSMOS!, UN RATO DESPUÉS...

17 comentarios:

Cristina dijo...

¿y esto que c.ñ. es? ¿pa mi también?

Anónimo dijo...

No, Cristina, pa tí no es ¿no ves que no hay ningún coco?

Cristina dijo...

¡mira qué grasiosa la anónima esta!

Anónimo dijo...

Cocogua,cocoguagua, coco, coco, guá.

Cristina dijo...

po anda que ésta! ¿o será la misma grasiosa de antes? ¿o será grasioso?

Pilar dijo...

Yo no quiero provocar una guerra (de hecho doy la cara con mi identidá, je, je) pero, ¿es que nadie se ha dado cuenta que la entrada la ha hecho una tal "María". Mirad al final de la entrada, sensibles criaturas anónimas y no anónimas.
María, por favor, no seas tan traviesilla; dejad a esta pobre muchacha en paz que bastante cruz tiene ya con su arbolito de los cuyons -de los cuyons de Jesulín, se entiende- como para llamarla envidiosa a la cara. O sí. Cristina, hija mía, confiésate: ¿Así se te pone la carita cuando miras el árbol? ¡Anda ya, con lo mayor que eres y con esas tonterías! Ay, Dios mío. ¿Qué vamos a hace contigo? Y María, arrepiéntete de tu pecado y pide perdón a la susodicha. ¡Parece mentira, tú también!

Anónimo dijo...

Puede una arrepentirse y no pedir perdón? ó puede una pedir perdón y no arrepentirse?...

Cristina dijo...

ya sé leer pililebe, sé que es Maríanorte la que me ha puesto relamiéndome sin poder pegar el chupetón. Yo decía lo de graciosa por anónima 10/12/0818:26 y 18:27

Pililebe, te contesto: yo cuando miro el árbol ¡TE DESCUBRO A TÍ! jeje y a la otra, y a la otra jeje
(por otro lado, cariño, y ahora que no nos lee nadie, que estamos tú y yo sola ¿po no sabes ya lo que me gusta provocar al personal) sssshhh no se lo digas a estas brujas ¿eh?)

Pilar dijo...

Joer, ké torpe soy. Y yo sin darme cuenta. Gracias, Cristi

Anónimo dijo...

Había una vez, un cocoooo
que alegraba siempre el corazón
lleno de color,
en un árbol de ilusión
el coco siempre hacía su aparición

había una vez, un cocoooo
que alegraba siempre el corazón,
sin temer jamás
al frío o al calor,
el coco daba siempre su función

siempre viajar,
siempre cambiar,
pasen a ver el coco

otro día más,
una vez más,
pasen a ver el coco

es magistral,
sensacional,
pasen a ver el coco

somos felices al conseguir a un coco hacer feliz

había una vez un cocoooo,
que alegraba siempre el corazón,
que alegra siempre el corazón

Cristina dijo...

Cocomo que os veo muy cantarinas y jococosas esta mañana, ¡me descocono de risa!, con un pococo más de ahíncoco e imaginación cocomo que podríais presentaros al coconcurso del festival de eurococovision.

Cocortaros un pococo, a ver si vais a acocomplejar y acocobardar a mi descoconocida bloguera invisible y se nos alcocoholiza y me quedo incluso sin cocos ¡cocórcholis! más vale pococo coconocido que malo por coconocer...

Anónimo dijo...

...déjalas que digan y déjalas que canten, mientras coco a coco mueren de envidia...

(Solo tuyos: Brad y George)

maría-sur dijo...

por favó,por favó, dejad quieta a mi palmera,tanto tirarle cocos ¡que mirad!,ahora sólo se fijan en la p.aguilera
¡uaahhhhh!

maría-sur dijo...

uahhhhh!ahahahahahah!uahhhhhhh!ahahahahah!..

Anónimo dijo...

Poema Una Palmera de Rosario Castellanos



Señora de los vientos,
garza de la llanura
cuando te meces canta
tu cintura.

Gesto de la oración
o preludio del vuelo,
en tu copa se vierten uno a uno
los cielos.

Desde el país oscuro de los hombres
he venido, a mirarte, de rodillas.
Alta, desnuda, única.
Poesía.

Cristina dijo...

te los presto, María Sur, uno pa tí y otro pa mí, porque la verdad, a tí desde que te contaron las últimas tendencias en art decó también te tienen abandonaíta, claro que tu rama es más fina y delicá que la mía... más de señorita, vamos

maría-sur dijo...

ya ves, mu fina y mu delicá pero no me como ná...menos mal que tu...¡eres un sol!
(porfi,no les digas a ellos que la del casco cutre fuí yo)