domingo, 1 de marzo de 2009

LIBROS RECOMENDADOS

PARA PENDOLISTAS AFICIONADAS (Y CURIOSAS DE LAS PALABRAS)

"LA COCINA DE LA ESCRITURA", de Daniel Cassany, ed. Anagrama


Contraportada:
Escritoras, escritores, cocineros y aprendices todos,
Tengo el gusto de presentarles La cocina de la escritura, un manual de redacción para todos aquellos que escriben —¡o deberían escribir! Si ustedes son empleados de una empresa y tienen que redactar, si son estudiantes que se juegan el futuro en los exámenes, profesores que los corrigen o literatos en potencia, este puede ser un libro con el que aprender a escribir, al que pueden llegar a querer y al que seguro que terminarán aborreciendo. Si ustedes están fascinados por la escritura, si odian escribir o si se parten de risa leyendo lo que escriben los demás, este libro puede ayudarles a experimentar con mucha más nitidez esas emociones.
La cocina recoge lo más importante de la tradición occidental en redacción. Expone las investigaciones científicas más relevantes; las estrategias para buscar, ordenar y desarrollar ideas; la estructura del texto, o algunos trucos retóricos para encandilar al lector. Con ella pueden aprender la técnica de la escritura... pero, desengáñense, eso no les convertirá en grandes escritores. ¡El talento no se enseña!
Tienen en sus manos una cocina sin puertas, secretos ni tapujos. ¿Han entrado alguna vez en ella? ¿Les gustaría espiar al escritor? Pues, venga. ¡Pasen! ¡Entren en mi cocina! Encontrarán en ella un frigorífico repleto de comida: sucios borradores, fragmentos inacabados, ejemplos, ejercicios e ideas para preparar sofritos. Está equipada con los artilugios más modernos (microondas descongelaideas, hornos para párrafos, licuaprosas y cuchillos cortafrases) sin olvidar las técnicas más populares (la inspiración al baño maría o la corrección con chino).
El cocinero fue amante y pinche de la escritura. Aprendió a escribir hace más o menos veinticinco años (en una pequeña ciudad barcelonesa, con fecunda tradición de escritores), no ha parado de garabatear desde entonces y se gana la vida enseñando a escribir en una universidad. Tal es su obsesión por la escritura, que siempre lleva delantal y sólo consigue escribir sobre escribir o sobre como se enseña y se aprende a escribir.
En fin, el plato que les ofrezco hoy es suculento y variado. Lo he preparado con esmero y confío que les agrade. ¡Buen provecho!

Gratinadamente,
El jefe de cocina
Índice:
  • Lección magistral. Legibilidad. Estilo llano. Procesos de composición. El castellano escrito.

  • De lo que hay que saber para escribir bien; de las ganas de hacerlo; de lo que se puede escribir; del equipo imprescindible para la escritura, y de algunas cosas más. Conocimientos, habilidades y actitudes. Razones para escribir. Equipo técnico. La escritura respetuosa. Mi imagen de escritor/a.

  • Accionar máquinas. Explorar las circunstancias. Otras maneras de ponerse en marcha: desarrollar un enunciado, diario personal, mapas y redes.

  • El crecimiento de las ideas. El torbellino de ideas, explorar el tema, desenmascarar palabras clave, otros recursos: escritura libre, frases empezadas, tomar notas.

  • Cajones y archivadores. Ordenar ideas. Mapas conceptuales. Estructura del texto. Ejemplo.

  • Párrafos. La teoría. Ejemplos comentados. Párrafos estropeados.

  • La arquitectura de la frase. El tamaño. Como un árbol desnudo: limitar los incisos, podar, juntar palabras. Orden y posición. Selección sintáctica: dejar actuar a los actores, ratio de nombres y verbos, gerundios, negaciones, estilo activo. Ejercicios.

  • La prosa disminuida. Solecismos: silepsis, anacolutos, anantapódoton, zeugma, pleonasmo. Otros defectos: amfibología, cacofonía, tics personales. Ejercicios.

  • Juegos sintácticos. Exageraciones. Creatividad sintáctica. Modelar la información.

  • Diez reglas para escoger palabras. Las reglas: no repetir, muletillas, comodines, vocablos concretos, palabras llanas, formas populares, verbos predicativos, adverbios con -mente, perífrasis, marcadores textuales. Ejercicios

  • La textura escrita. El análisis. Muestras ejemplares.
    El termómetro de la puntuación. Importancia. Jerarquía de signos. Moda e historia. Los más importantes: punto y seguido, comas. Sintaxis y entonación. Desusos y abusos

  • Nivel de formalidad. Marcas de [in]formalidad. Correspondencia.

  • La oratoria de la prosa. Nueva introducción. Recursos retóricos: punto de vista, concreción, personalización, prosa coloreada, decir y mostrar, despieces. ¡Acción!

  • La imagen impresa. Ojos e imágenes. La imagen organizada. Señales para leer

  • Pintar o reconstruir. Aprendices y expertos. Guía de revisión. Diez truquillos para revisar.

  • Epílogo: Decálogo de la redacción.

PARA AMAR (MÁS) LA LECTURA

"Como una novela" de Daniel Pennac, ed. Anagrama

Esta obra insólita, un auténtico estímulo para la lectura, ha sido uno de los grandes fenómenos de la edición francesa reciente. Pennac, profesor de literatura en un instituto, se propone una tarea tan simple como necesaria en nuestros días: que el adolescente pierda el miedo a la lectura, que lea por placer, que se embarque en un libro como en una aventura personal y libremente elegida. Todo ello escrito como un monólogo desenfadado, de una alegría y entusiasmo contagiosos: 'En realidad, no es un libro de reflexión sobre la lectura -dice el autor-, sino una tentativa de reconciliación con el libro'. "Este antimanual de literatura concluye con un decálogo no de los deberes, sino de los derechos imprescriptibles del lector (derecho a no terminar un libro, a releer, etc., incluso a no leer)."

María Sur, Pennac es el que hizo este decálogo del lector ¿te suena?

Los lectores también tienen sus derechos, derechos ganados a través de su pasión, estos derechos son los derechos de los lectores libres:

  1. El derecho a no leer.
  2. El derecho a saltarse páginas.
  3. El derecho a no terminar un libro.
  4. El derecho a releer.
  5. El derecho a leer cualquier cosa.
  6. El derecho al bovarismo (enfermedad textualmente transmisible).
  7. El derecho a leer en cualquier parte.
  8. El derecho a picotear.
  9. El derecho a leer en voz alta.
  10. El derecho a callarnos.

(pulsa este enlace, y te lo explicará mejor)

3 comentarios:

maria dijo...

Gracias, gracias, gracias, gracias, llevo tiempo buscando algo así y ademas algo para reglas gramaticales, ortografía y todo eso, ya sabes que era uno de mis propósitos para el 2009, pero con tu ayuda va a ser mucho mas fácil.
Que regalazo de domingo¡¡¡¡
Un beso

Cristina dijo...

¡a la cocina todas!

maría-sur dijo...

Gracias Cristi. Y ahora sí que me voy a la cocina, pero no a leer.. pues oigo a alguien que grita de fondo,¡en esta casa habrá hoy que comer!