lunes, 1 de noviembre de 2010

PATRICIA HIGHSMITH

Mary Patricia Plangman
(1921, Fort Worth, Texas- 1995, Lucarno, Suiza).

Sus padres, que eran artistas comerciales, se habían divorciado cinco meses antes del nacimiento de Patricia, y a su padre no lo conoció hasta que tenía 12 años. A raíz del divorcio, se trasladaron a Greenwich Village, en Nueva York, y durante los primeros años fue educada por su abuela materna, que infundió en ella su amor por la lectura.
En 1924 su madre se casó con Stanley Highsmith, del que Patricia tomaría el apellido.


Era guapa, inteligente, perseverante y muy seria y tímida. No se entendía bien con sus padres. Según contó la propia Patricia Highsmith, su madre le confesó que durante su embarazo había tratado de abortar bebiendo aguarrás. Highsmith nunca superó esta relación de amor y odio, que la acompañó durante el resto de su vida y que llegó a convertir en ficción en el cuento "The Terrapin", en el cual un joven apuñala a su madre.


Su vocación por la escritura fue tempranísima; a pesar de sus aptitudes para la pintura y la escultura, fue la literatura la rama en la que prefirió desarrollarse. Fue una voraz lectora, preocupada sobre todo por cuestiones relacionadas con la culpa, la mentira y el crimen, que más adelante serían los temas centrales en su obra.
Poe, Conrad y Dostoievski encabezaban la lista de sus autores preferidos en esa época. A los nueve años leía a Dickens y releía Crimen y castigo de Dostoievski. Siendo muy joven leyó "The human mind" de Karl Menninger, y quedó fascinada por los casos que describía de pacientes afligidos por enfermedades mentales.

Se graduó en 1942 en el Barnard College, donde estudió literatura inglesa, latín y griego. En 1943 empezó a trabajar haciendo guiones de comics y en esa época descubre su homosexualidad, tema que tratará más adelante cuando en 1952 y debido a una prohibición de su editora, decidió lanzar el libro "The price of salt" bajo el seudónimo Claire Morgan. La novela que trataba de un amor homosexual llegó al millón de copias y fue reeditado en 1991 bajo el título de "Carol" descubriendo que era ella la verdadera autora, revelando en su epílogo las comprensibles razones del anonimato inicial.

En 1950 publica su primera novela, "Strangers on a train", por la que saltaría a la fama un año después con la adaptación al cine de Alfred Hitchcock.
Pero fue la creación del personaje de Tom Ripley, ex convicto y asesino bisexual, la que más satisfacciones le dió en su carrera. Su primera aparición fue en 1955 en "El talento de Mr. Ripley
".

El pesimismo de sus historias y la crueldad materialista de sus análisis éticos fueron mal acogidos en Estados Unidos, así como su conducta personal y sus ideas políticas contrarias al ideal del ‘sueño americano’ (se había vinculado a las juventudes comunistas en la universidad, aunque las dejó porque le robaban tiempo para la literatura). Es por ello que dejó los Estados Unidos y se trasladó para siempre a Europa donde residió en Reino Unido y en Francia. Sus últimos años los pasó en Suiza, donde falleció víctima de una leucemia.


A pesar de la popular
idad de sus novelas, Highsmith prefirió pasar la mayor parte de su vida en solitario. Según se cuenta, su vida personal era problemática, en parte por su alcoholismo; nunca tuvo una relación sentimental que durase más que unos pocos años, y algunos de sus contemporáneos la tachaban de misantropía, y otros de misoginia así como de antiamericanismo.
Los únicos seres queridos que dejó en este mundo fueron su gata Charlotte y sus caracoles, a los que criaba, dibujaba, fueron protagonistas de algunas de sus historias y llevaba consigo cada vez que se mudaba de casa.

Era una trabajadora infatigable, que no publicaba nada hasta que no lo había revisado numerosas veces. No se plegó a las modas del mercado, aunque durante algunos años tuvo que publicar "falsas" historias, como ella decía, comerciales, para poder sobrevivir.

Tenía un semblante agrio, lo que no le impedía expresarse en público con singular cortesía.
Se dedicó íntegramente a la literatura los 74 años que le tocó vivir. Su extensa obra así lo atestigua: más de 30 libros entre novelas, colecciones de cuentos, ensayos y otros textos.



OTROS ENLACES PARA ACERCARSE A ELLA:

7 comentarios:

Cristina dijo...

Es estupendo esto de saber más de la autora. Yo he añadido al final otros enlaces que he descubierto por ahí.

pilar dijo...

Gracias a las dos. Ya había bicheado yo algo por internet por aquello de la curiosidá pero tenerlo toíto toíto junto da mucho gusto.
¡Qué mujer tan infeliz! Se le cayó la cara con los años, pero se le agrandaron la nariz y los ojos.

maria sur dijo...

Interesantísimo. Y recordando su frase: “Es sorprendente ver cuán a menudo una frase anotada en una libreta conduce inmediatamente a otra frase...…”...me sorprendo una vez más de lo sorprendente que es ver cómo, cada vez más a menudo, una frase, un libro, una obra de arte, nos conduce inmediatamente a otras frases, otros libros, otras artes, otras vidas, otros mundos...

LA ENCUESTA dijo...

¡YA ESTOY YO AQUÍ! NO OS QUEJARÉIS, ESTE MES HE VENIDO TEMPRANITO ¿EH?

marga dijo...

¿Alain Delon? ¿He leído bien? ¡Me voy a comprar palomitas rápidamente! (bueno, mejor me leo primero el libro y después localizo la peli).
Gracias, Cris y María. He disfrutado mucho con la entrada y los enlaces.

la más rápida dijo...

10 euretes en el cortinglé... ¿lo sacamos del fondo?

marga dijo...

...o unas pagan la peli y otras las palomitas (con gintonic, por supuesto)