miércoles, 4 de febrero de 2009

ABRACITO CÁLIDO...

Hoy tenemos que dar de nuevo calorcito, esta vez es a Marga, nuestra Chifli, porque se ha muerto su suegra, de la que me consta que ha sido más hija que nuera. A Agustín más, claro, pero como no entra en el blog se lo daremos en persona.

Espero que les quede el consuelo de que vivió 91 años de plenitud, y tuvo una muerte dulce (¿quién no firmaría ya por una vida así?).

Chifli, tengas el frío que tengas, aquí tiene muchas estufitas, o si lo prefieres mantitas zamoranas, dispuestas siempre al abrazo y a empujarte y achucharte para que recuperes pronto esa sonrisa que tanta falta nos hace.

El funeral será mañana en Jerez.

5 comentarios:

maría-sur dijo...

Seguro que ya derrochó con vosotros todo el calor que pudo daros...pero de todas formas ahí va mi soplo calentito de vientos gaditanos -¡como no!-. Besitos.

Pilar dijo...

Marguí, un beso especial, de esos que se dan cuando las palabras no se encuentran porque la palabra "muerte" las asusta tras un adoquin de inservible impotencia.

¿Os ha alegrado a ambas haber pasado la una por la vida de la otra? ¡Qué fortuna!

marga dijo...

Acabo de llegar y me he metido de cabeza en el ordenador. He recibido todo vuestro cariño con mensajes y llamadas y os diré que prefiero vuestro calorcito al de las nunca suficientemente ponderadas mantas palentinas, que no sé por qué Cris quiere poner por detrás de las zamoranas, y no se pueden ni comparar, por dios. Me encanta este recuerdo a mi suegra en el blog, ella seguía muy de cerca nuestras reuniones. Y sí, Pilar, no sabes cómo me alegra y me emociona el que haya pasado por mi vida. Ahora soy rica en recuerdos preciosos y en ternura.

Cristina dijo...

Margui, me alegro de ver tu chisporreteo por el blog, ella ha sido muy afortunada teniéndote cerca, lo mejor de la vida es el calor de los que te quieren, y seguro que tu calor de manta palentina le ha aliviado muchísimo sus malos ratos. Ánimo, guapa, ¡que te queremos!

Beatriz dijo...

Marga te envío un abrazote apretao y largo, de esos que llevan mucho cariño dentro.

Beatriz