miércoles, 30 de marzo de 2011

recomendación literaria de Eva

La muerte de Montaigne de Jorge Edwards:

En 1588, en vísperas de la turbulenta llegada al trono francés de Enrique IV de Navarra, cuando sigue fresca en la memoria la noche de San Bartolomé y las guerras entre católicos y protestantes tiñen de sangre Europa, Michel de Montaigne, que es ya un filósofo respetado, conoce en París a una joven admiradora de su obra, Marie de Gournay. Y Montaigne, que tiene por entonces cincuenta y cinco años y está «bien casado», inicia una misteriosa relación con la exaltada Marie, a la que convierte en «hija de adopción». Para reconstruir esa pasión crepuscular, Jorge Edwards rastrea al Montaigne público y privado, explora su relación con las mujeres, su preparación para la muerte, va dibujando al hombre político, diplomático, al pensador sensato y antidogmático, y al sabio pero también travieso autor de los Ensayos. Y mientras aplica la lección vital de Montaigne a su propia realidad, la de la infancia y la actual, Edwards ilumina los aspectos más relevantes, curiosos, a menudo sensuales y, sobre todo, modernos del –ahora ya plenamente– novelesco personaje.
Jorge Edwards (Santiago de Chile, 1931) estudió derecho y filosofía en la Universidad de Chile y en la de Princeton. Inició la carrera diplomática en 1957, y tuvo, entre otros destinos, París y La Habana, de donde fue expulsado por el régimen de Castro. Tras el golpe de Estado de Pinochet se exilió en España, y en 1978 regresó a su país. Actualmente (2011) es embajador de Chile en Francia. Galardonado con el Premio Nacional de Literatura 1994, el Premio Planeta Casa de América 2008 y el Premio Cervantes 1999, Edwards es uno de los escritores más relevantes en lengua española.
Se licenció en Derecho en la Universidad de Chile, en donde también realizó estudios de Filosofía. Ingresó en la carrera diplomática y marchó a París como secretario de la embajada de Chile. Más tarde trabajó en la embajada de cuba, en donde tras tres meses de estancia, fue declarado “persona non grata” por el gobierno de Castro.
Regresó a su país y tras el golpe militar del general Pinochet, se exilió a Barcelona, en donde compaginó su labor literaria con el trabajo de asesor literario de la editorial Seix Barral, y colaboró en diversos periódicos como El País o ABC, La Nación (Argentina), El Universal(Venezuela) o El Mercurio (Chile). A su regreso a Chile fue nombrado embajador en la UNESCO, y en el año 2010, embajador de Chile en Francia. Es miembro de la Academia Chilena de la Lengua, y ha recibido numerosos honores en diversos países, como la Legión de Honor en Francia. En 1994, obtuvo en Premio Nacional de literatura en Chile, y en 1999, el Premio Cervantes en España.


Y MARÍA SUR RECOMENDÓ



Leonora de Elena Poniatowska:

Una mujer indomable, un espíritu rebelde... una leyenda. Una de esas novelas que uno, simplemente, no puede perderse.
Estaba destinada a crecer como la rica heredera de un magnate de la industria textil, pero desde pequeña supo que era diferente, que su capacidad de ver lo que otros no veían, la convertía en especial. Desafió las convenciones sociales, a sus padres y maestros, y rompió cualquier atadura religiosa o ideológica para conquistar su derecho a ser una mujer libre, personal y artísticamente. Leonora Carrington es hoy una leyenda, la más importante pintora surrealista, y su fascinante vida, el material del que se nutren nuestros sueños. Leonora vivió la más turbulenta historia de amor con el pintor Max Ernst. Con él se sumergió en el torbellino del surrealismo, y se codeó en París con Salvador Dalí, Marcel Duchamp, Joan Miró, André Breton o Pablo Picasso; por Max enloqueció cuando fue enviado a un campo de concentración.
A Leonora se la confinó en un manicomio de Santander, del que escapó para conquistar Nueva York de la mano de Peggy Guggenheim. Se instaló en México y allí ha culminado una de las obras artísticas y literarias más singulares y geniales. No es la primera vez que Elena Poniatowska retrata como nadie a una mujer excepcional. La increíble vida de Leonora Carrington es, en sus manos, una aventura apasionante, un grito de libertad y una elegante aproximación a las vanguardias históricas de la primera mitad del siglo xx.



12 comentarios:

Cristina dijo...

HE PUESTO TAMBIÉN LA RECOMENDACIÓN DE MARÍA SUR (QUE YO YA TENGO EN MI PODER)

Anónimo dijo...

Cristina esta es la Editorial sevillana que te comenté el Viernes, espero que os interese
http://www.lamaquinachina.com/libros/

Cristina dijo...

gracias, Gabriela, he visto las portadas en la feria del libro y en algunos sitios más, la seguiré más a fondo.

pilar dijo...

Eso, eso. LO que dice mi querida María sur. Yo estoy leyendo Leonora y la estoy disfrutando mucho. Tenía pensado proponerla como lectura para Hoy Libro, no sólo porque me está gustando, sino porque se trata de una biografía, no tratado en Hoy Libro.

Cristina dijo...

anda, pilili, yo también estoy encantada con Leonora, ¡qué telepatía!

Una menina dijo...

¡Qué casualidad! ¡Una "ruta de oro" en el enlace de la caja china!

Maribárbola dijo...

jeje, estás en todo, María Isabel de Velasco...

Maribárbola otra vez dijo...

pero habrá que leerse El desdén del Alameda, de Gonzalo de Céspedes y Meneses (1585-1638) ¿no creen vuesas mercedes?

maria sur dijo...

Si teneis un ratito, arriba os he dejado el enlace con Elena Poniatowska.

Doña Isabel de Velasco dijo...

Así sea, Maribárboli.

marga dijo...

¿Un ratito, Mariazú? 62,17´...lo veré...y leeré la biografía de Leonora...y ojearé El desdén del Alameda...¡si es que no se puede entrar en este blog, dios mío!

Cristina dijo...

Pues después de ver el vídeo, no sé si me ha gusta más Elena Poniatowska o Leonora, deben hacer un tandem magnífico