viernes, 18 de marzo de 2011

¿queréis comeros un verso?

EXPOSICIÓN DE POESÍA COMESTIBLE, día 21 de marzo (Día Mundial de la Poesía)

Casa de los Poetas de Sevilla
Centro Cultural Santa Clara
C/ Becas, S/N

18:00h: Inauguración de la exposición de Poesía Comestible.
Apertura de las mesas de libros de poesía en la entrada del Refrectorio. Exposición y venta.

19:00h: Recital de Poetas Comestibles.

20:00h: Pregón Comestible de Juan José Téllez.

20:30h: Degustación de los Poemas Comestibles.

21:00h: Clausura del acto.
 
Para celebrar el Día Mundial de la Poesía, la Asociación Andaluza de Poesía Escénica, organizadora del Festival Internacional de Perfopoesía y del ciclo Las Noches del Cangrejo, organizan la primera edición de POESÍA COMESTIBLE. El acto tendrá lugar en el recién inaugurado Centro Cultural Santa Clara y contará con los siguientes participantes: Eduardo Chivite, Victoria Moreno, Javier Berger, Lorenzo Ortega, Manuel Márquez, Carmen Herrera, Juan José Téllez, Saray Pavón, Siracusa Bravo Guerrero, Eddie J. Bermúdez, Antonio Gómez, Gracia Iglesias, Marta Fernández Portillo (Marta Mapache), Eduardo Bonachera, Jesús Vega, María Luisa Viu, Rafael de Cózar, Nacho Montoto, Ferran Fernández, Lola Crespo, Antonio G.ª Villarán, Nuria Mezquita, Ubú Chiguagua y alumnos del Proyecto Ribete Bormujos.

En la exposición podremos encontrar obras realizadas exclusivamente para el evento, que serán degustadas por los asistentes al finalizar el periodo de exposición.

Entre las más de 20 obras que se expondrán, algunas llegadas de Madrid, Valencia o Extremadura, podremos encontrar poemas visuales que nos hacen reflexionar sobre el desamor, como es el caso de los 13 corazones hechos de gelatina roja, cuyo título es “En 12 meses y un día / has convertido mi corazón en gelatina”, o la obra tipográfica y culinaria de Eddie J. Bermúdez titulada “Galletras”, la obra de Javier Berger, que llevará doce sesadas de cordero, una por cada mes del año, titulada "Pulse para olvidar", o la obra de Gracia Iglesias, "Pam y cebolla", una escena de asesinato en una cocina, con la que la artista reflexiona sobre las relaciones de pareja y sobre el matrimonio.

Joan Brossa, en su obra “Eclipse”, ya apuntó esta modalidad al colocar un huevo frito encima de una oblea. Se trata de un poema visual que nos habla de la pobreza y la iglesia, y que a su vez, es también comestible.

Rafael de Cózar ha elaborado un texto a modo de prólogo de esta primera edición, y Juan José Téllez emitirá el pregón final subido en el púlpito del Refectorio. Posteriormente se editará un catálogo virtual en el que aparecerán el prólogo de Cózar, el pregón de Téllez y las imágenes de las obras de Poesía Comestibe, que se podrá ver en blogs, webs y redes sociales de Perfopoesía.

Poesía Comestible está comisariado por Antonio G.ª Villarán y Nuria Mezquita, directores de Perfopoesía, y han colaborado el IAJ (Instituto Andaluz de la Juventud), el ICAS (Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla), Cangrejo Pistolero Ediciones y el Estudio Compartido de Artistas Plásticos CREA.


13 comentarios:

mar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
maria sur dijo...

La de antes era yo...que decía qué buena pinta y que qué hambre me estaba entrando.
Si ando por aquí, ese día ceno alli!!

Cristina dijo...

¡y yo!

marga dijo...

¿Os voy a privar yo de mi grata compañía? Noooooooooooooooo.

marga dijo...

¡Socorro, nos persigue el Siglo de Oro! Fuimos tan confiadas a merendar poesías comestibles a Santa Clara y nos dimos de bruces con Baltazar de Alcázar, poeta sevillano nacido en 1530 que brilló una barbaridad en la corte de Felipe IV, ya que era hermano del sumiller de cortina del monarca. Y, casualidad de las casualidades, fue el primer protector de Velázquez. Ya sabéis cómo funcionan estas cosas: Pacheco le habla a Baltazar de su yerno, Baltazar se lo dice a su hermano, éste busca el apoyo del Conde Duque de Olivares y de esa forma se le abren las puertas de la corte al autor de Las Meninas.
Y para que entendáis por qué disfrutamos tanto de la cena, os copio a continuación el poema de Baltazar de Alcázar que Juan José Téllez nos sirvió en su punto:

Tres cosas me tienen preso
de amores el corazón,
la bella Inés, el jamón
y berenjenas con queso.

Esta Inés (amantes) es
quien tuvo en mí tal poder,
que me hizo aborrecer
todo lo que no era Inés.

Trájome un año sin seso,
hasta que en una ocasión
me dio a merendar jamón
y berenjenas con queso.

Fue de Inés la primer palma,
pero ya júzgase mal
entre todos ellos cuál
tiene más parte en mi alma.

En gusto, medida y peso
no le hallo distinción,
ya quiero Inés, ya jamón,
ya berenjenas con queso.

Alega Inés su beldad,
el jamón que es de Aracena,
el queso y berenjena
la española antigüedad.

Y está tan en fil el peso
que juzgado sin pasión
todo es uno, Inés, jamón,
y berenjenas con queso.

A lo menos este trato
de estos mis nuevos amores,
hará que Inés sus favores,
me los venda más barato.

Pues tendrá por contrapeso
si no hiciere razón,
una lonja de jamón
y berenjenas con queso.

Cristina dijo...

sí, socorro socorro, pero bien que te he visto acompañar el vinito con los haikus de almadraba de mi sobrino, Nacho Montoto, y la paella de "todo mi cariño, paella", y los corazones de "en doce meses y un día has convertido mi corazón en gelatina" de Antonio García Villarán, y los besos de Nuria Mezquita, y... ¡hasta un trozo de tarta de chocolate te he visto comerte, guapa! ¿has visto a mis niños metiendo los dedos en la nata en giralda tv? ¡una monada!

P.D. Por cierto, más bueno que el jamón, Baltasar de Alcázar

todavía tengo chocolate en la punta de la nariz dijo...

No sé tú, Cristina, pero después de cenar tantas exquisiteces no sé qué comer hoy. Aunque sí sé qué no voy a comer, porque antes de deleitarnos con Inés, el jamón y las berenjenas con queso, Téllez recitó este otro poema que el autor Carlos Murciano pone en boca de Pablito.

Protesto y protesto.
Dicen que yo cojo
cada cada perra,
cada cada rollo…
y que a fin de cuentas,
regaño con todos.
Verás, a mi hermana
le ponen tan sólo
- para que no engorde -
merluza y repollo.
A mi hermano Jose,
tan chico y tan bobo,
mimitos, papillas,
potitos, pototos…
A mi abuela, cuando
está con nosotros,
puré de patatas,
caldito de pollo.
Y a mí, las lentejas.
¡Pues no me las como!

Y yo me solidarizo con Pablito.

Cristina dijo...

no te vi yo comer rabillos de pasas... ¡qué memoria!

La menina hambrienta dijo...

¡Que barbaridad! Se sale una del cuadro y estas meninas me dejan sin tagarninas.

Cristina dijo...

Margaaaaa! que salimos comestibles en el vídeo!

Cristina dijo...

minuto 3:36 (por si tienes prisas por ponerte el chandal)

marga dijo...

¿estaríamos hablando de poesía...o de comida?

pilar dijo...

Yo también os he visto. Yo también os he visto. Claro que si la Cristi no dice cuando salís, la presbicia me habría aumentado un pico. ¿Por qué será que me da la impresión que le estáis dando al cotilleo? ¿Hablabais de poesía, de comida o de pilates?