lunes, 14 de marzo de 2011

LIENZO EN BLANCO... TERCERA SESIÓN

él pinta y pinta y mientras pinta…
somos juguetes de la risa, sabandijas de palacio, medio metro de bufidos que a los monarcas encantan. A la derecha del lienzo me encontrarás si no estás harta

Mientras él pinta, los bufones entretienen a sus señores. Se les llamaba de muchas formas: Mayordomos de la risa, Juguetes de burla, sabandijas de palacio...

Se llama bufón al truhán o gracioso que con sus palabras, acciones y chocarrerías tenía por oficio hacer reír a los poderosos. Su nombre viene porque, entre las gracias que hacían durante sus actuaciones, añadían un ruido como de bufido. Solía tener unas características físicas anormales, fuera de lo habitual: jorobados, enanos..., y se reír de ellos más por sus defectos que por sus chistes y devaneos. Calderón de la Barca, en "El médico de su honra" los define así:


Su profesión era el humor, el ingenio
Soy cofrade del contento (…)
Mayordomo de la risa,
Gentilhombre del placer
Y camarero del gusto,
Pues me visto con él




En la Corte de Felipe IV ningún bufón gozó de tanta dignidad ni de porte tan aristocrático como Nicolasito Pertusato, enano italiano. Llegó a ser ayuda de cámara en Palacio. Procedía de una familia noble del Milanesado. Ingresó en palacio en 1650, teniendo en la reina Mariana de Austria a su principal valedora. Su expediente como enano finaliza en 1660. A partir de 1664 se puede observar cómo los escribientes dudan en llamarle Nicolasito o Don Nicolás, y por esa fecha el Rey le agrega otra merced a las dos que ya tenía, merced de enfermería y nueva ración como criado de la Cámara. En 1675 Carlos II le asciende a Ayuda de Cámara como merced particular. Murió aproximadamente 65 años sin herederos forzosos. Es el protagonista de la novela de Eliacer Cansino, El Misterio Velázquez, ganadora del premio Lazarillo en 1997.


También destacaba Mari Bárbola (María Bárbara Asquín), que acompañó a la infanta Margarita desde su nacimiento. Era una enana hidrocéfala de origen alemán. que a la muerte de su señora, la condesa de Villerbal y Walther, pasó a formar parte del servicio de palacio el año del nacimiento de la Infanta Margarita, con paga, raciones y cuatro libras de nieve durante el verano.



Tantas pinceladas he dado
en esta quincena de oro
y, sin pizca de decoro,
bufonadas he lanzado,


que, sin haberlo pensado
Maribárbola he sido
y me puse su vestido
con las mejillas hinchando


¡ay, qué pena y qué llorera,
qué me gusta hacer el tonto
siendo ya casi santera!

Mas vergüenza yo no tuviera
si siendo aun una buena moza,
contigo no me divirtiera.







El pinta y pinta y mientras pinta...

Reuniendo gente dispersa,
(¡mira, allí está Pertusato!)
se mete en su propio cuadro.
Si quieres adivinarlo,
no necesitas ni un rato.

Aquí han terminado las pistas.
El cuadro ya está pintado.
Vosotras, que sois tan listas,
deberéis esclarecer
qué y quién nos ha inspirado
en este intento de hacer,
con todo nuestro cariño,
los días de María más DORADOS.


Yo pinto y pinto y mientras pinto…

La vieja fríe huevos, y yo echo mano de un TOMATE, recién llegado de las américas, tan desconocido como discutido... ¿es tóxico o alimento?, tal vez solo medicina para hospitales de sangre... por si acaso yo no lo pondré para el almuerzo, aunque mi paisano Murillo se atreva a que lo “cocinen” los ángeles.

Dicen por la Corte que ha llegado a Madrid un amigo de GALILEO, ¡otro satélite más del REY PLANETA-REY DE LAS ARTES-FELIPE IV!. Se trata del militar Octavio Piccolomini, hermano del arzobispo de Siena. Al parecer le ha encargado a Murillo que pinte a Galileo en su celda de la Inquisición, y, pasarán muchísimos años, antes de que al restaurar el cuadro, cuando le quiten el marco, los sabios descubran que el lienzo era más grande de lo que pensaban, porque estaba doblado en el bastidor escondiendo en uno de los extremos la famosa frase Eppur si mueve.

Yo pinto y pinto y mientras pinto…

¡El gran TEATRO del mundo continua! La vida en la corte es un frenesí... y un sueño, sobre todo para un pintor de cámara como yo y para el dramaturgo oficial, CALDERÓN DE LA BARCA. Ambos reflejamos en nuestras obras los mismos asuntos, porque la verdadera unidad de este barroco en el que vivimos, sabedlo, está en la atención que le dedicamos a la melancólica fragilidad de la vida.

También Rubens ha estado en Madrid este año 1628, para realizar gestiones diplomáticas, y haciéndome la competencia, ha cometido la osadía de pintar unos diez retratos de la familia real, la mayoría perdidos cuando leáis esto, aunque sí podréis ver el que le hizo al Rey, y apreciar las diferencias de nuestros estilos, yo lo represento como la esencia del poder, majestuoso, y Rubens de forma alegórica. Cuando en 1640 muera Rubens, dejará en su casa su "Danza de aldeanos", que sus herederos venderán directamente a su majestad Felipe IV, por la cantidad de 800 florines, bello cuadro en el que el maestro recrea sin igual esos BAILES DE CASCABEL, que entretienen los bailes de la gente del pueblo.

¿Habrá tomado nota de todo esto el secretario del rey, FRANCISCO DE QUEVEDO Y VILLEGAS?, es uno de los escritores más importantes de este Siglo de Oro, y no sé si estará para estas menudencias. Yo lo he pintado, al igual que a otros miembros de la corte. El mío será sin duda (aunque peque de inmodestia) el retrato más famoso del SATÍRICO POETA, porque supe captar toda su personalidad y su ironía: esos ojos con las antiparras -llamadas en su honor "quevedos"-, ese divertido gesto a pesar del austerio y serio ropaje negro y esa cruz de la orden de Santiago que me trajo para posar.

Yo pinto y pinto y mientras pinto…

Suena la MÚSICA, y yo pinto. Pinto la música mundana y la cortesana. La primera en “Los tres músicos” con uno de ellos tocando una VIHUELA y cantando, en alegre francachuela alrededor de una mesa con pan, vino y queso. Y la música cortesana la toca la dama de la viola de gamba de “Las hilanderas”. Los tres músicos alternaban aquel día canarios con polvicos, y gambetas con unos pollos viejos, y casi, casi como si estuvieran representando un papel en una obra de TEATRO los pinto, igual que a muchos otros, para que os hablen del derecho y del revés, como el haz y el envés del mundo, igual que hace el Fénix de los Ingenios, nuestro gran LOPE DE VEGA en sus obras ¿o no? ¿Acaso no descubrís en las mías también a "discretas enamoradas", o a una "niña de plata", o tal vez a un "caballero" o a una "boba dama"?

Sí, damas bobas, que haberlas haylas, como las BRUJAS a las que persigue la Inquisición. ¿Qué mi padre y mi abuelo pertenecen al Santo Oficio? No sé, no sé… yo sigo pintando, que otra vez está aquí doña Margarita y esta vez viene acompañada… ¡Ay, Dios, no sé si me llegará la pintura para tanto GUARDAINFANTE! Yo no contaba con esto hoy, ¡que desavenencia!. ¡Que vida ésta! No es más que es una fuente de desconciertos ¿No creéis? ¿O será esta mentalidad barroca que tenemos que nos conduce a la melancolia y que sin remedio reflejo en mis cuadros? Bueno, otros hacen igual, si no, ya me diréis que no es casualidad que nuestro Príncipe de los Ingenios, el amigo CERVANTES llame a Don Quijote "el Caballero de la Triste Figura" ¿nooo?

Y hablando de caballeros me paso al caballo, que acabo de enviarle unos bocetos de mi querido rey al ESCULTOR PIETRO TACCA, para que pueda completar la estatua ecuestre del monarca y que pergeña con la ayuda científica de Galileo.

Yo pinto y pinto y mientras pinto…

No acabo de creerme el último chisme que me llega de los MENTIDEROS. Sí, ya sé como es nuestro rey, pero lo de la monja, lo de la monja es… no sé si creérmelo, ya sabéis que muchas veces son solo ganas de chismes y jaleo. Sin embargo me ha pedido que le pinte un Cristo, y me ha dicho el Conde Duque que irá destinado a la Iglesia del mismo convento de la Monja Sor Margarita... ¿o era Sor Margarita la Monge? debo enterarme mejor, ¡se me va el santo al cielo tan a menudo!

Bueno, para jaleo el que me están armando estos dos... ¡Menudos BUFONES!

Nicolasito, Nicolasito, Maribárbola, dejad tranquila a su excelencia e id a buscarlas!
-¿A buscar a quién Don Diego?
-A quién va a ser, por dios y por el rey, ¡A LAS MENINAS! ¡LAS MENINAS!


¡LAS MENINAS!

Yo pinto, pero mientras empiezo a pintar, le escribiré a Juana, que hace tiempo que no lo hago y luego se disgusta mi suegro, el maestro Pacheco.

Querida Juana, hoy me ha ocurrido un hecho singular.
Yo pintaba, y mientras pintaba tan tranquilo, entró la inquieta infanta Margarita en mi taller, bellísima como siempre con su su guardainfante y su basquiña gris y crema. Tras ella, toda su corte de acompañantes, alborotando una jornada que prometía ser fructífera.

Margarita tenía sed, ya sabes de sus caprichos, y la menina Doña María Agustina Sarmiento de Sotomayor se apresuró a entregarle mi jarrita de agua, arrodillándose a mi lado para ponerse a su altura.

Pero de pronto, y sin avisar, entraron los reyes, don Felipe y doña Mariana. Todos quedamos paralizados, sin saber muy bien cómo reaccionar. A mi me pilló paleta en mano. Mi pariente, José Nieto Velázquez que había venido a visitarme, ya salía por la puerta trasera y tuvo que frenar su marcha.
La dama de honor de la infanta, Doña Isabel de Velasco, fue la primera que los vió, y comenzó a hacerle una reverencia, percatándose la infanta, que giró levemente la cabeza, dejando de mirar a su bufón preferido, Nicolasito Pertusato, que jugaba con el perro.

Mari Bárbola giró la cabeza, sin saber muy bien cómo reaccionar, y la camarera Mayor, Doña Marcela de Ulloa ni se enteró, ya que estaba en animada charla con el guardadamas, don Diego Ruiz Azcona.
Ya ves, Juana, que la vida en la corte del rey Planeta está plagada de sorpresas. Y nunca, PERO NUNCA, los cuadros acaban siendo lo que uno piensa.



Mientras yo pinto, el cuadro va cambiando ante mis ojos. Como te iba diciendo, Juana, los cuadros NUNCA acaban siendo como uno piensa... un cuadro es como un juego de magia, está formado por miles de partículas de color que cambian al secarse, que emiten matices muy diferentes según la luz que reciban y los ojos que lo miren. La pincelada que un día te parece exacta, al día siguiente ves que estorba, esa cabeza que miraba hacia un lado la vuelves a ver y piensas que debería tener otra inclinación. Los pintores, cuando vemos un cuadro de otro pintor, aunque nos guste mucho, siempre pensamos ¿cómo lo pintaría yo?

Estoy seguro que mis obras serán interpretadas por otros pintores de forma muy diferente a como yo las he visto.

¿Cuántas versiones diferentes se harán de mis Meninas sin que yo las vea? Me gustaría conocerlas, Juana, tenerlas ante mis ojos aunque fuera un ratito...



Ay, don Diego, que ironía
que hasta yo, que soy bufón
híceme la versión mía
con un trozo de cartón
y riéndome un montón...
¡perdóneme la osadía!

Y como díjole a Juana
que quería verlas todas
voy a expiar mis pecados,
y voy a dejar colgadas
las que yan han pregonado
aquestas bellas doncellas
tan aplicadas todas ellas.



Ya han aparecido algunas

¿Y las otras ?
Las otras tendrán que ir adivinando


1.- PABLO PICASSO:
Este, maestro, es un malagueño universal y las pintó ¡Como no, a lo Guernica! Bueno, ustéd no sabrá de qué le hablo. Grises fríos y azulados... ¿quizás imaginando que el ambiente en la Corte debió ser algo más dramático de lo que usted nos enseñó?




Aunque como usted no sabrá, este tal Pablo era tan inquieto, y tan fértil, que a los 76 años le hizo a su cuadro nada menos que ¡58 interpretaciones! algunas más coloridas que otras, claro.


2.- SALVADOR DALÍ:
¿Será posible? ¡Pues no nos ha sustituido por números este otro compatriota nuestro! ¡no sabrá él que somos de letras!




Bueno, bueno, ¿y en éste con Gala?... La pintó reflejada en el espejo, como usted reflejó a los Reyes




Pero hay muchas más...
¿de éstas otras que he encontrado

sabrán las bellas doncellas quién las ha pintado?



3.- MINGOTE (DE ORO)

Mire, mire éste, vea cómo el perro muerde a Nicolasillo, je, je, je, y cómo todos miran sorprendidos a la infanta que se le hincha la falda... ¡y sale volando! Ja, ja, ja.
Ésto, ésto, no puede ser obra sino de otro maestro de la broma, como yo, ¿no cree?
Es que... ¡Es que hay días en los que a uno no se le ocurre nada!.


4.- J. SARGENT

¿Y éstas niñas con sus babys de colegio o de estar por casa? Se respira un ambiente tranquilo, familiar, íntimo como ese instante casual de su taller del Alcázar ¿verdad? Igual que entonces, parece que este retrato captara a las niñas de manera informal en un momento intrascendente, en absoluto de pose ¿no cree?



5.- HAMILTON (PERO NO EL DE LOS COCHES)

¿Picasso otra vez? ¿Autoretratado?
¡Ah, no, no! Mas bién parece un homenaje al malagueño aprovechando el suyo. Como un repaso a su vida artística: un Nicolasillo arlequín, el cubismo en la cabeza de Margarita, el perro guernikiano, o la menina que recuerda a la niña que guía al Minotauro o yo mísma postsegunda guerra mundial. Curioso, si señor, muy curioso.
¿Se ha fijado? Sobre el pecho de Picasso ha colocado una hoz y un martillo en vez de la cruz de Caballero de Santiago. ¡Hasta dónde han llegado, Don Diego, hasta dónde! ¡Hasta donde quiera su autor, Hamilton, que de un plumazo homenajea a sus dos ídolos, usted, don Diego y nuestro Pablo Picasso.



6.- EQUIPO CRÓNICA
¿Y éstas dos tan pop? ¿Se ha fijado en el patito amarillo? A eso le llamamos flotador, y sirve para no ahogarse en el mar. Y la decoración es algo más actual, aunque no estoy yo muy segura que fuera del agrado del Rey Planeta. Se llama "En la salita" y ese objeto tan raro por el que me pregunta se llama televisor, y dentro hay personas que chillan mucho.



¿Y esta nueva versión del mismo?
Muchos señores con corbata veo yo... ¿cortesanos del siglo XX?





7.- VALDÉS (PERO NO EL DEL CAFÉ)

Mire, maestro, como decoran ahora las calles de nuestras ciudades, ¡meninas a las que se les puede tocar! Las hace Manolo Valdés, un antiguo (aunque no tanto como usted, don Diego) componente del grupo que pintó los anteriores, y que parece obsesionado con la silueta de las mujeres de nuestro tiempo.



8.- ¿YA VENDEN MENINAS EN EL CORTINGLÉ?
¿Y éstas tan modernas? ¿Dónde las he visto yo que me suenan tanto? Ah! señor Diego, estás la han usado para la campaña de primavera de unos grandes almacenes, fíjese usted, maestro, tantos años después y la moda lo imita... ¡aunque a usted lo han puesto muy rubito!




9.- SOROLLA

Uyyyyy, esta está a medio hacer, fíjese, ¡ha dejado el fondo sin pintar!



10.- UNA JOYA DE GOYA
Esto debe ser un grabado, tantas rayitas negras... ¿quién tendría tanta paciencia? ah, pues dice La Academia que fue Goya... me lo imaginaba, porque era un maestro del grabado como pocos... ayyy, maestro, si usted viera ese que se llama "el corazón tiene razones que la razón no entiende"... ¡le encantaría!




58 comentarios:

DesPISTAda dijo...

Me parto de risa, pero me desPISTA estar a la derecha del lienzo

Una simple brochista dijo...

Si lo dice la acuarelista
será una pista
¿De verdad que salta a la vista?

Chocarrera dijo...

¿Tu crees que a estas alturas
"estás a la altura"
de superar tanta chifladura.

¡Menuda desmesura!

la menina serrana dijo...

¿Los dos enanos de las MENINAS DE velazquez? ¿Mari Bárbola y Nicolasito Pertusato?
Mari Bárbola. Entró en Palacio en 1651, año en que nació la Infanta y la acompañaba siempre en su séquito, «con paga, raciones y cuatro libras de nieve durante el verano».[13] Es la enana hidrocéfala que vemos a la derecha.
Nicolasito Pertusato, enano italiano, está a su lado y aparece golpeando con su pie a un mastín pintado en primer término, con aire tranquilo. Nicolasito llegó a ser ayuda de cámara en Palacio.

¿He acertado, he acertado?

Que se quema, dijo...

Vamos a ver, serrana
a mí no me juzques por enana.

¡Que desfachatez,
fijarse en mi enanez!

Para que más te diviertas
a ver si por nuestro trabajo
nos nominas y aciertas.

La enana dijo...

que para hacer mi trabajo
hay que estar a la altura
y si no...tiempo al tiempo
¡te haré perder la compostura!

la serrana insistente dijo...

¡Los bufones!

Pincelcristi dijo...

¡premio para la serrana, que rima con . . rrana! (jolines, qué prontito lo has destripao)

Atacada de risa dijo...

¡Ayyy, que me dá!
¡Cristibárboli estas genial!

No puedo seguir, no puedo, me parto de risa.

Despistada dijo...

Buffffff......, que no puedo con la risa.
Cristibárbola eres mi héroe.
Me alegro que se haya adivinado tan pronto, así tenemos por delante una tarde llena de risas.
Enhorabuena, genial¡¡¡¡

Maricristi dijo...

a ver, hijas, alguien tenía que ser la sabandija bloguera, ese puesto estaba libre

maria sur dijo...

Yo prefiero llamarte "amiga de risas",
sorprendiéndonos siempre con tus "gracias".

Me está encantando este cuadro, si ya estaba siendo divertido , con lo de hoy te has lucido. ¿Quien es la más grande?...¡Una ola por la Cristibárbola!

Gongorina dijo...

(Buenas mozas todas, ¡no perded la ocasión de disfrutar!)

¡Que se nos va la Pascua, mozas,
que se nos va la Pascua!
Mozuelas las de mi barrio,
loquillas y confiadas,
mirad no os engañe el tiempo,
la edad y la confianza.

¡Que se nos va la Pascua, mozas,
que se nos va la Pascua!
Vuelan los ligeros años
y con presurosas alas
nos roban, como harpías,
nuestras sabrosas viandas.

¡Que se nos va la Pascua, mozas,
que se nos va la Pascua!
Por eso, mozuelas locas,
antes que la edad avara
el rubio cabello de oro
convierta en luciente plata,
quered cuando sois queridas,
amad cuando sois amadas;
mirad, bobas, que detrás
se pinta la ocasión calva.

¡Que se nos va la Pascua, mozas,
que se nos va la Pascua!

la cucaracha dijo...

¿Crees que podré mirarte hoy en pilates sin imaginarte con el guardainfantes? Si el Sr. Joseph levantara la cabeza...

maria sur dijo...

Y yo contigo he coloreado
Cada pincelada que has dado.
Azules, rojos y amarillos,
De norte a sur hemos buscado.

¡Ay, que risa, ay que llorera,
La maribárbola enana,
Seguro que a María
Le entran ganas de jarana.

Y tampoco yo vergüenza tuviera
si siendo también buena moza,
contigo no me divirtiera.

marga dijo...

Gongorina, seguiré tus consejos fielmente. Crisbárboli no creo que los necesite, porque tiene Pascua para rato, y si no, ya se encargará de pintarla. Intentaré estar siempre muy cerca de ella, por si tiene que ayudarme a engañar al tiempo.

Cristina dijo...

NO RELAJARSE, GONGORINAS, QUE MARI BÁRBOLISTI NO TIENE DESCANSO NI BAJO EL AGUA! Y EL JUEGO SIGUE CON ESTA NUEVA (Y FACILITA ADIVINANZA)

Gongorina dijo...

¡Ay, Margaruela loca, a tí que se te va a ir la Pascua!

(¡Lo que yo te diga!)

Conticiñadora dijo...

¿Pero que es ésto? ¿Otra vez la enana?

una que se ha hecho adicta al siglo de oro dijo...

¡No quiero que se acabeeeee!
¡Quiero más pinceladas, más pistas, más explicaciones ...y más cruceros!

Maribárbola dijo...

yes, very well, que esto no acaba con mi bufonada, eso es solo el comienzoooooo temblad, bellacaaaas!!!

Maria-Norte dijo...

Nunca pensé, que todas estas pinceladas estaban realizados en mi honor.
Solo os puedo decir, que...objetivo cumplido.
Todas estas mañanas, unas peores y otras muy buenas, he ido directamente al ordenador, para ver que nueva ocurrencia había. Y me he divertido mucho. Unas veces intentando averiguar la adivinanza y otras leyendo vuestros comentarios, pero siempre ilusionada y creciendo.
Muchísimas gracias.
Cuando esto pase, os compensaré con creces.

«La canción que habéis dicho...»

Anónimo (finales del s. XVI)

La canción que habéis dicho,
dicha está.
Señora, gracia y mercedes.

La canción que habéis dicho,
la canción que habéis dicho,
en mi corazón la tengo escrita,
dicha está.
Señora, gracia y mercedes.

La canción que habéis cantado,
la canción que habéis cantado,
en mi corazón la tengo puesta,
dicha está.
Señora, gracia y mercedes.

maria sur dijo...

María, sabiéndote ahí la recompensa ya es grande.

Y el honor, nuestro, de pintar contigo...

¡POR TU MEJORÍA Y POR TODO LO QUE NOS QUEDA POR COLOREAR JUNTAS!

Por cierto que bonito lo de LA CANCIÓN QUE HABEIS DICHO...¡precioso!

maria sur dijo...

Con tanta emoción se me había olvidado...que la cristibárbola no nos da descanso, me voy a pensar en la pincelada de hoy...a vez, a vez quez puede ser...

Maxinina one dijo...

Pertusata, pertusata
me tienes turulata.
A cuadros estoy...
¿acaso no sabeis quien soy?

Donde dijo dijo, dijo...

_ _ _ _ _

la barbolina serrana dijo...

¿No estamos hablando de las Meninas de Velazquez? En el cuadro aparecen muchos de los personajes.......Felipe IV, Velazquez, la infanta Margarita, los enanos Mari Bárbola y Nicolasito Pertusato...pero me faltan algunos elementos......Dime argoooooooooooo.....por favó, danos una pista

Nicolá si llo lo sé dijo...

¿Que te faltan elementos? ¿Quieres máaaaaaaaaaaaaas?

Maxinina one dijo...

¡Que falta algo!
No me tires de la lengua, no me tires, que como ya nos dijo Gongorina, la ocasión la pintan calva...¿o no, vuesas mercedes?

ÉL dijo...

y yo aquí pintando
¡que bien me lo estoy pasando!

yo me lo guiso yo me lo como dijo...

¡maribáaaaaarboli, que se me quema el pescao que tengo en el horno!

Maribárbola enfadá dijo...

¿creen vuestras mercedes que las bufonas estamos 24 horas al servicio de nuestros señores (señoras, en este caso)? ¿creen vuestras mercedes que las bufonas no comemos, cocinamos, vamos en moto, supervisamos deberes infantiles y chateamos en facebook? ¡estas reyezuelas!

la que faltaba, ¡digoooo! dijo...

¡Uy, Maribárbola, que se te van hinchar los carrillos con tanta rabieta y te vas a poner muy fea!

Y digo yo, que aquí hay mucha emoción (¡peazo de canción!) y muy poca resolución. Y digo yo, que yo acabo de llegar, pero hay una solución si buscamos una repetición.

Maribárbola dijo...

Ya tienen sus señorías la solución al entuerto, aunque den ya por seguro que aquí no hay nada cierto. Y si piensan que termino ya con esta pincelada, no hagan caso de rumores, que mañana hay más monadas. Hala, dejad a la barbolita, dejadla con sus bufonadas, e iros de compras todas para vestiros de gala, que quiero veros con mucho decoro, con guardainfantes de oro para apreciar más cositas que guardo como un tesoro

Maxinina one a la otra dijo...

Oye, two, Maxinina querida , ¿qué crees two que nos tendrá guardada? La verdad es que este cuadro se merece las mejores galas, pero mira, hija, que yo entre tanto alboroto ¡fíjate qué pelos y apenas rastro de botox! Anda vamos, vamos a por los guardainfantes que como se nos enfade la enana, ya sabes...¡qué carácter! Por cierto, ¿tú crees que aún nos quedaran bién? Mira que la última vez lucíamos TRISTE FIGURA , bueno, si no, esta noche la dieta del TOMATE y una sesión de pasos de GAMBETAS, o...rezar a los astros de nuestro REY PLANETA. Y como último recurso, siempre nos queda nuestro GALILEI ¿no?, seguro que él se inventa como embutirmos entre tanto armazón aplicando alguna ley . Sí, sí, no te rias y deja de tocar ya la VIHUELA, que entre two y la enana me haceis VIVIR COMO UNA LOCA LOCUELA. Vale, vale ¿que te parezco una DAMA BOBA? Pues que sepas que a ti SE TE VA A PASAR LA PASCUA ¡MOZA! Ahí te dejo, que yo me largo con MI SUEÑO, MI ILUSIÓN Y MIS FRENESÍES.

la serrana insatisfecha dijo...

quiero más, quiero mas......!

sor monja dijo...

¡¡¡Maxinina, no me dejes, llévame contigo...!!!

maria sur dijo...

(VERSIONES DE PICASSO)

Ni te imaginas querido Diego. ¡Fijate yo, hasta 58 versiones! Cuatro meses de mi vida, agosto a diciembre de 1957, dedicados única y exclusivamente a reinterpretar tu obra, ya sabes, a mi estilo, mis elementos cubistas, mis claves de color, mi atrevimiento para eliminar personajes o para introducir balcones...¡y hasta mis palomas!...Seguro, seguro que hay otros muchos que a lo largo de la historia han encontrado, como yo, sus buenos motivos para dedicar parte de su tiempo y de sus sueños a dar otras vidas a tus Meninas. Espero, como tú, irlos conociendo.

Gala dijo...

Salvador Dalí

Las Meninas es un motivo recurrente en la obra de Dalí, tanto en su interés por hacer versiones propias como el cuadro El número secreto de Velázquez realizado para una exposición en Nueva Cork. En él sustituye los personajes por números. Es curiosa la asignación del 7 para José Nieto, para Velázquez y también para el bastidor del cuadro.
En otro de sus cuadros de 1965 titulado La apoteosis del dólar (, al igual que Goya, se dedica a pintar “al estilo de Velázquez” cuando se autorretrata en el momento que está pintando a Gala de espaldas y ambos se reflejan en el espejo, ¿como los reyes?,
También hace sus interpretaciones de la infanta Margarita y del mastín, del que decía que era uno de los perros mejor pintados de la historia del arte.
La pasión de Dalí respecto de Las Meninas queda patente en su escrito Eureka de 1975, en el que afirma: desde el impresionismo, toda la historia del arte moderno gira alrededor de un único objetivo: la realidad. Algo que puede llevar a preguntarse: ¿qué hay de nuevo, Velázquez?

Gala dijo...

Salvador Dalí mostró su admiración por Velázquez desde muy temprana edad. En 1919, aún estudiante de segunda enseñanza, empezó una serie de retratos de los grandes maestros del pasado, destacando entre ellos el del pintor sevillano.

Consideraba Las Meninas y Las hilanderas ejemplos máximos de genialidad e hitos imprescindibles de la historia del arte occidental.

Cuando Dalí inició Velázquez pintando a la infanta Margarita con las luces y las sombras de su propia gloria, Picasso, a quien había conocido en 1926 y ante el que experimentaba un sentimiento de amor-odio, había ya concluido su exhaustiva serie Las Meninas. Dalí, como sus antecesores, quedó subyugado por el encanto de la infanta y la convirtió en la protagonista de su cuadro y, distorsionando las proporciones de la composición, agrandó la modelo y, al contrario que Picasso, empequeñeció al artista, que aparece de espaldas trabajando en un lienzo que representa, a su vez, a la propia infanta, recurso ya utilizado en el siglo XVII por Juan Bautista Martínez del Mazo en La familia del pintor.

Son numerosas sus interpretaciones de la más famosa obra velazqueña: en 1958 realizó esta obra; en 1960 ejecutó una versión de Las Meninas, participó en la exposición colectiva «O figura. Homenaje informal a Picasso» en la sala Gaspar de Barcelona y llevó a cabo en la Carstairs Gallery de Nueva York la exposición «The Secret Number of Velázquez Revealed». En la década de los setenta compuso diversas pinturas estereoscópicas y hologramas, que se pueden visitar en el Teatre-Museu Dalí, en Figueres, entre los cuales destaca ¡Holos! ¡Holos! ¡Velázquez! ¡Gabor!, doble homenaje a Velázquez y a Dennis Gabor, inventor de la holografía. En 1981 y 1982 pintó varias versiones de la infanta Margarita, como La perla, según «La infanta Margarita», Velázquez y un personaje y La infanta Margarita María de Velázquez apareciendo en la silueta de los caballeros en el patio de El Escorial. También dedicó algunas obras a la figura del aposentador de palacio,

Cristina dijo...

muy bien, señoritas, ya tenemos dos ¿alguien dá más?

meninabrumada dijo...

bufffff... ¡como las setas salen!

Una doncella muy aplicada ella dijo...

(A LA NÚMERO 8)

Maribárbola bonita
Como ya nos advirtió
A engalanarme me fuí
Dice que quiere vernos con decoro
Pero a mi me está volviendo loca este siglo de oro
¿Pues no pensé que estaba en el Alcazar
Cuando de repente con ellas me encontré?
¿Es posible que estuvieran, que estuvieran nada más y nada menos que....en el Corte Inglé?

Cristina dijo...

yuhuuuuuu! ¡ya es primavera en el cortinglé! mu lista tú, chica lista, por cierto ¿qué te has comprado? ¿algún modelito de los que vemos?

La del cortinglé dijo...

¿Tú que crees?
Voy echa un PINCEL,
mi basquiña y mi guardainfantes,
no como los de ahora
sino como los de antes

La Academia dijo...

(A LA NÚMERO 10)

A usted si que le daba yo
el GOYA de honor.
Aunque viéndola de bufón
Mejor el de actriz revelación.

¡Lo que diga yo!
Ja,ja,ja...

MARIBARBOLA dijo...

¿QUIÉN ERES, ACADÉMICA DE LA LENGUA VIPERINA? ¿QUIÉN ERES TÚ PARA BURLARTE DE UNA BUFONINA?

vALEX va a la IGLESIA dijo...

Perdone ustéd doña bárbola,
que no llegue la sangre al rio
pero es que la miro
y me rio, me rio

¿Qué quiere que le haga si no me puedo aguantar?
¿No me irá usted a montar ningún numerito? ¿noooo?

la hamiltana serrana dijo...

Hamilton lo cambió todo
Picasso en vez de Velazquez
en vez de enanos,arlequin
y en vez de mastin, un toro.

La obra, de pequeño formato (75 x 57 cm), es un aguafuerte que reproduce el famoso cuadro de Velázquez (1599-1660), en el que introduce cambios como sustituir el autorretrato de Velázquez por la efigie de Pablo Picasso (1881-1973), u otros como que Picasso no viste el hábito de caballero de Santiago que lucía Velazquez, y muestra una hoz y un martillo en su pecho en lugar de una cruz roja.

Un dibujo de Picasso, de agosto de 1957, primera obra de la serie que dedicó al cuadro velazqueño, servirá de eje de unión entre Velázquez, Goya y Hamilton.

la serrana olvidadiza dijo...

Me refiero a la nº 5

la crónica serrana dijo...

Las MENINAS del nº6 son obra del equipo crónica, fueron renombradas como "En la salita, 1970" las del flotador y el balón y "El recinte, 1971" las de los hombres encorbatados.

En 1964 un grupo de nueve artistas, que pronto quedaron en tres, creó el EQUIPO CRÓNICA, una de las formaciones colectivas que con más fuerza trajo aires de modernidad a la pintura española. Tras la retirada de uno de los miembros, el Equipo acabó constituido por Rafael Solbes Y Manolo Valdés y así se mantuvo hasta que la muerte del primero de ellos, en 1981, dio al traste con la experiencia, justo en el momento en que nuestro país acababa ya la transición hacia la democracia.

En definitiva, una especie de totum revolutum que vino a aportar a nuestras artes plásticas un estilo novedoso y algo desenfadado, pero que al mismo tiempo hacía reflexionar al espectador sobre la situación del país, sobre su historia y sus más arcaicas tradiciones. Un Equipo que quería ser una especie de periodista centrado en el análisis de la realidad de la época, aunque tamizara esa realidad desde su particular punto de vista. Su reinterpretación de las Meninas de Velázquez, en la que se el equipo se autorretrata, mientras se coloca un flotador de baño y un balón en primer plano, resume bien a las claras su visión de una España de playas y campos de fútbol.

la serrana embalá y ya paro dijo...

nº 7:

Es obra del pintor español MANOLO VALDÉS, miembro del Grupo Crónica.

Las originales meninas de Manolo Valdés no solamente plasman la trascendencia de la obra pictórica del sevillano Velázquez, sino que además de interpretar una obra inspirándose en uno de los grandes maestros, propone una nueva visión contemporánea, actual y desenfadada de este icono artístico

Cristina dijo...

¡SERRANAAAA, QUE QUEDAN TRES! ¡qué barbaridad la cultura que da el jamón!

Mingotada para el número 3 dijo...

Yo lo sé, yo lo sé
que lo he visto en ABC

el conejo blanco dijo...

¡Llego tarde, llego tarde! (Las hijas de Edward Darley Boit”) de J.S. Sargent. El cuatro.

sor- dijo...

-olla. La nueve.

Cristina dijo...

hija, sor, me creía que estabas diciéndome una palabrota, con lo fina que tú eres.

pues procedo a decir FIN... ¿O NO? ¿SE ME OCURRIRÁ ALGO MÁS ESTA NOCHE? BUUUUUUFFFFFF

sor resignada dijo...

¡Virgen Santa, lo que tiene una que aguantar!
Y deja ya las bufonadas que te quitan tiempo para rezar.