lunes, 17 de enero de 2011

¡CUMPLEAÑOS FELIZ!


¡Y QUE CUMPLAS MUCHOS MÁS,

PORQUE AÚN TE QUEDA MUCHO POR DECIR Y CALLAR...!




De vez en cuando la alegría
tira piedritas contra mi ventana
quiere avisarme que está ahí esperando
pero me siento calmo
casi diría ecuánime
voy a guardar la angustia en un escondite
y luego a tenderme cara al techo
que es una posición gallarda y cómoda
para filtrar noticias y creerlas

quién sabe dónde quedan mis próximas huellas
ni cuándo mi historia va a ser computada
quién sabe qué consejos voy a inventar aún
y qué atajo hallaré para no seguirlos

está bien no jugaré al desahucio
no tatuaré el recuerdo con olvidos
mucho queda por decir y callar
y también quedan uvas para llenar la boca

está bien me doy por persuadido
que la alegría no tire más piedritas
abriré la ventana
abriré la ventana.
(M. Benedetti)



Y YO, LA CRISTI, TE REGALO ESTE VÍDEO, UN POCO MÁS MARCHOSILLO, Y ADECUADO A TU EDAD DORADA...


13 comentarios:

maria sur dijo...

¡FELICIDADES MARGÜI!
Desde ya, como a ti te gusta.

Y felicidades a las que tenemos la suerte de que contigo aún nos quedan muchas ventanas por abrir y mucha alegría que compartir.

Cristina dijo...

felicidades, estás en la flor de la edad, sor margaretta, espero que este año tiremos piedrecitas juntas contra muchísimas ventanas, que movamos los isquiones de risas compartidas y que seamos más nocheniegas -incluso- que el año pasado (e incluso diurniegas). En definitiva, que sigamos llenando muchas páginas de ese libro que compartimos. ¡A disfrutar!

marga dijo...

¡Muchas gracias! Con vosotras mi nariz es mucho más aguileña, mi mirada más penetrante, mayor la rectitud de mi espíritu…y mucho más agradable alcanzar lo que la ciencia ha dado en considerar la edad ideal: la cincuentena.

pilar dijo...

¡¡Bienvenida al club, Margüi!! Estás a punto de descubrir, suponiendo que no lo hayas hecho ya, que las de Palencia sois mu vivas, que no es que estés en la mejor edad; es que no queda más remedio que sea así. Porque el paso del tiempo es una mierda, porque cada día que acaba es un día que no regresa, porque nunca seremos más jóvenes. Pero, pero, peeero... ESTAMOS y estamos bien -y no me refiero al envoltorio que lo tenemos magnífico-, sino a esa cosa que los abueletes tanta importancia le dan. La Salud.
TIEMPO. que tengas mucho tiempo por delante para disfrutar la vida.
A mí me encanta que estés en mi vida, aunque sea una vez al mes y unas cuantas entradas en el blog.

Angela dijo...

Felicidades! Estas en la edad perfecta, como bien recuerda nuestro bien amado Varguitas constantemente en su libro. A vivir y bienvenida al club!

Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Beatriz dijo...

Que decía que muchas felicidades con muchísimo cariño desde estas tierras cacereñas. Que ya te daré un abrazo "apretao" cuando nos veamos y que a ver si vienes antes a ver tu comadre y no tenemos que esperar a mayo....
!Que os divirtais esta noche de libro!!

marga dijo...

A mí si que me encanta que estéis en mi vida. Mil gracias. Bea, ojalá pueda verte antes de nuestra cumbre europea de mayo.

isabel dijo...

muUUUUchassss FeliCIDADESSS Y 50 TIRONWES DE OREJAS Y 50 BESAZOS Y 50 ABRAZOTES DE LOS GORDOS Y .... bueno duelen un poquito pero todo se pasa y te acostumbras a no decir la edad claro. Mi hijo cumple este año 30 y lo llevo fatal ya no digo la edad que tiene, en el trabajo nuevo piensan que es pequeño je, je. je

Cristina dijo...

HOY SÍ QUE SÍ, MIHIJITA, HOY SÍ QUE ENTRAS EN LA EDAD DORADA!! hoy sí que eres una cincuentona salerosa, has dejado atrás la cuarentena pero no se te nota, ¡¡¡FELICIDADEEEEEEEEEEEES, GUAPAAAAAAA!!

P.d. suma al comentario anterior otros 50 TIRONES DE OREJAS Y 50 BESAZOS Y 50 ABRAZOTES DE LOS GORDOS... ¡no voy a ser yo menos, hombreeee!

maria sur dijo...

¡Y más felicidades!

pilar dijo...

¡¡¡Y más!! ¡¡¡Y máaaaas!!!! ¡¡¡Y muuuuchaaaas máaaaaaaaaaaaaasss!!!

marga dijo...

¡Cómo me gusta que me felicitéis y me deis tirones de orejas, besos y achuchones virtuales!
Isabel, debo de ser un poco golfa, porque para ser mi primera vez no me ha dolido nada, es más: he disfrutado un montón.