jueves, 19 de julio de 2012

NO TE DETENGAS

Tenía yo curiosidad por saber qué leía Marilyn con tanto interés, y mira por donde, he encontrado este poema en Hojas de hierba de Walt Whitman, que me parece muy apropiado en estos tiempos que corren. ¡No te detengas!




POEMA DE WALT WHITMAN (DE HOJAS DE HIERBA)
No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas...

5 comentarios:

pilar dijo...

¡¡Qué belleza de poema y cuánta verdad!! Si me permites, por aquello de que sumar siempre es mejor que cualquier otra cuenta, añado uno de Kippling que siempre va conmigo. Se titula IF (Si condicional, en inglés)

Si puedes mantener la cabeza, cuando todo a tu alrededor pierde la suya... ... si puedes confiar en ti, cuando todos dudan... pero admitir también sus dudas... ... si puedes esperar sin cansarte de la espera, y aún gozar de ella... ... y si eres engañado, no pagar con mentiras... ... o si odiado, no odiar tú a tu vez. Sin creerte por ello, ni demasiado bueno ni demasiado sabio... ... si puedes soñar, sin hacer que los sueños te adormezcan... ... y pensar sin hacerte esclavo de tus ideas... ... si puedes enfrentarte al triunfo y al desastre, y tratar del mismo modo a ambos farsantes... ... si puedes mirar las cosas que en tu vida has roto y, recogiéndolas, reconstruirlas con paciencia... ... si puedes amontonar todos tus triunfos y arriesgarlos a un solo golpe de suerte... ... y después de perder, empezar de nuevo sin añorar lo perdido... ... si puedes forzar tus nervios y tus tendones, para jugar tu turno cuando ya parezcas derrotado... ... y resistir cuando no te quede nada, excepto la voluntad de resistir... ... si puedes hablar a las multitudes, sin perder tu capacidad de escuchar... ... si puedes tratar con los poderosos, sin contagiarte de su soberbia... ... si, ni amigos ni enemigos pueden herirte... ... si cuentas con todos, pero con ninguno demasiado... ... si puedes percibir ese minuto exquisito, en el que cada uno de los sesenta segundos cuentan... ... tuya será la Tierra y todo lo que en ella habita... ... pero lo que es más importante... serás un hombre, hijo mío... Rudyard Kipling (1865-1936)

pilar dijo...

Decía nuestro protagonista de "La interpretación de un libro" que Marilyn hacía poses con libros para parecer culta; quizás la frase no sea así literalmente si bien ese era el sentido. Paralelamente, le enojaba profundamente cuando Camila Pereira le hacía una crítica a su libro. Bien, sería interesante analizar qué es más cabreante, si que critiquen de forma constructiva tu obra o que tú prejuzgues a un personaje público del que tanto se ha escrito, tal vez demasaido. Se sabe que Marilyn era una apasionada de la lectura. En la única casa que llegó a poseer de estilo colonial español y con una inscripción en la fachada que decía " Cursum Perficio" (aquí acaba el viaje), sin apenas muebles, se encontró una librería de más de cuatrocientos volúmenes.
Escribía, asimismo, prosa, ensayo y poesía. Os dejo uno de muestra:
"Vida - / soy de tus dos direcciones / De algún modo permaneciendo colgada hacia abajo / casi siempre / pero fuerte como una telaraña al / Viento - existo más con la escarcha fría resplandeciente. / Pero mis rayos con abalorios son del color / que he visto en un cuadro -ah vida / te han engañado".

Cristina dijo...

¡olé el Kipling! ¡me encanta también! habría que tener los dos poemas siempre a mano, y cuando se hable de "la cosa" sacarlos (para las que no lo sepan, hay un bar en Punta que tiene un cartel que pone "Prohibido hablar de "la cosa", y lo he cogido como máxima... estoy harta de acabar de mal humor con cada conversación, estoy harta de la prima de riesgo, de ministros que sólo piensan en ahorrar con los bolsillos ajenos, de toooooodoooo, pero por favor, ¡que no nos quiten los buenos ratitos!... ¡ea, ya me he desahogao!)

marga dijo...

Voy a hacer una estampita: por delante Kipling y por detrás Whitman. Y al canalillo, para tenerla bien a mano.

Cristina dijo...

eso se llama escapulario literario!