miércoles, 22 de septiembre de 2010

ENVIDIA COCHINAAAA


NO ME PUEDO RESISTIR A DAROS ENVIDIA.
A PARTIR DE AHORA, CUANDO VEÁIS ESTE CUADRO EN ALGUNA EXPOSICIÓN LLEVARÁ DEBAJO LA INSCRIPCIÓN: COLECCIÓN DE LA MENDA (JEJEJEJE)

¿A QUE OS DOY ENVIDIA COCHINÍSIMAAAAAAA?
RABIA, RABIÑAAAAAA



8 comentarios:

maria sur dijo...

Cristi, por dios, una envidia muy cochinísísima. ¡Qué suerte hija! Me encanta...supongo que al natural será para llorar.

Y por mí no te reprimas, ya me muera un día de envidia, y no dejes de contarme cosas cómo éstas.
Por cierto, ¿en qué anda ahora nuestro amigo?

marga dijo...

¡Qué precioso, Cris! ¡Y qué suerte que vamos a poder disfrutarlo de vez en cuando! Seguro que hoy estás más cerca de la felicidad que el resto de los mortales.

Cristina dijo...

Po sí, pa que lo vamos a negar, estoy encantada, y me ha costado decidirme por uno... ¿os imagináis que horror? tenerlos delante todos y tener que decidirte por uno... me tenéis que ayudar a ver en qué sitio de la casa lo pongo.

Cristina dijo...

por cierto, se llama HIROMI, y es la pianista que he puesto arribita

Cristina dijo...

nuestro amigo anda recopilando "cadáveres exquisitos", y no es que se haya vuelto necrófilo... ¡investiga, investiga!... y anda también cojo, porque se ha roto el dedo chico del pie por correr descalzo. Y anda llenando de colores aburridos lienzos blancos. En eso anda.

maria sur dijo...

...¿acaso no recuerdas que nos contó lo de los cadaveres el día que subimos a su casa a recoger nuestras "bragas"?

¿Y lo de los artistas de joligud cómo va? ¿Qué fué de aquella marchante?...Verás, que como estoy viendo de venir a mí misma, tanto me da cruzar un canal que cruzar el charco...

Cristina dijo...

no, darling, no, no cruces el charco que va a ser más complicado hacer escapaítas. Tú a Oxford, que allí podemos alojarnos todas en casa de la hermana de María Trifulca cuando hagamos nuestra cena de "Today Book"

pilar dijo...

¡Coño! ¡Qué bonito! Perdonad mi neurona espesa, pero, ¿de quién es? ¿De Cuervo? Y pensar que estuve con él el otro día... Suponiendo que sea suyo, claro.
Me encanta, de verdad. Y sí, me da envidia, pero ¡cómo me va a dar igual!!
A mi también me gustaría ayudarte a colgarlo, aunque me coja más lejos la pared que se elija. La pili
¡Ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy!¡Qué dura es la vida del pobre!