martes, 6 de octubre de 2009

LECTORAS CON ARTE, OCTUBRE

Os presento este mes a Francine Van Hove y su cuadro "Los domingos de La Rochelle", intentando dar un respirito a nuestra blogmaster y deseando que a todas este cuadro os inspire historias agradables.

Me he esforzado mucho para que quede a la altura de los cuadros de otros meses, pero sé que si no queda presentable, algunas de mis hadas madrinas remediarán mis errores.


Carrera artística.
Nace en París en 1942.
En 1963 terminó sus estudios en el liceo Claude Bernard (París).
Comienza a exponer a finales de los 70.
Su primera exposición data de 1971, aunque entonces no tenía el estilo definido que tiene hoy en día, que data aproximadamente de comienzos de los 80.
Su obra se encuentra repartida en colecciones públicas y privadas de Europa, América y Japón. Ha expuesto en Chicago, Estocolmo, Bolonia, Los Ángeles, Nueva Cork, Tokio, Miami, etc…

Estilo
Idealismo colorista, pero con mucho dibujo. Trazos enérgicos y al mismo tiempo frágiles.

Forma de trabajo
Realiza muchos bocetos preparatorios en carboncillo, lápices y pastel en su estudio y de modelos al natural. Estos dibujos tienen un gran acabado. A continuación pasa el resultado al lienzo y aplica el óleo buscando un acabado primoroso para lo que utiliza pinceles muy finos. Siempre que puede trabaja en su jardín para captar los colores más naturales. El resultado son muchas horas de trabajo en cada cuadro y una factura de gran calidad.

Temas.
Intimismo costumbrista femenino.
Se ha especializado en la pintura de mujeres jóvenes muy bellas, a menudo desnudas, pero sólo con la pizca necesaria de provocación sensual.
Las mujeres pueden aparecer solas en actitudes muy naturales y cotidianas: ensimismadas, leyendo, dibujando, disfrutando de una copa, en el cuarto de baño acicalándose, descansando en el jardín o en la cama, mirándose en el espejo…
En ocasiones compone cuadros con mujeres en grupo que conversan amigable o confidencialmente en torno a una mesa, un espejo o en una pradera.
Sus mujeres están dotadas de una belleza especial que emana de la serenidad de sus rostros y de la sensualidad de sus cuerpos. Su estereotipo es inconfundible, pese a que cambie de modelo: rubias, guapas y de piel nacarada. Pero lo que identifica más inconfundiblemente su estilo es la captación de la esencia femenina a través de poses nada forzadas y cuerpos flexibles.
Sensaciones que provocan sus cuadros.
Los primeros planos y la cercanía con la que se muestran sus mujeres hacen que compartamos su intimidad, pero a su vez el que no miren al espectador hacen que se mantengan distantes
Las sensaciones que transmiten son de calma y bienestar. Una paz interior fruto de la seguridad de estar haciendo lo que deben hacer.
La luminosidad refuerza el espíritu positivo, pero al mismo tiempo envuelve a sus figuras en un hermoso halo de sueño irreal, donde el tiempo no es importante.

Influencias.
En su obra se aprecian reminiscencias de pintores franceses. Algunos de sus cuadros son homenajes en los que actualiza ciertos cuadros como la bañista de Valpincon (Ingres) o la mujer lavándose en la tina (Degas). También tiene algo de la individualidad, la composición y la rotundidad de las mujeres que pintó La Tour.

http://www.youtube.com/watch?v=kabMnSfVzK4



5 comentarios:

maría-sur dijo...

Podría ser un día cualquiera, pero es domingo.

Y otoño en La Rochelle.

(Hoy no escribiré).

A través del Atlántico que nos une

la brisa me trae "tus letras"

que deleito con un café.

Defendiendo el viejo puerto,

la tour de Sant-Nicolás y la Chaine,

guiñándole a la de Hércules,

son testigos de mi placer.

Cristina dijo...

mmm... qué placer... me encantan los domingos, recién duchadita, con mi café y mi libro de Corin tellado, dejar pasar la mañana, perezosa... de toda la vida es así, desde que era chica me gustaban las mañanas del domingo. Todavía me acuerdo cuando mamá le decía a papá: "hay que ver cómo se pone de perezosa la Rochelle los domingos... ¡Rochelle! ¡quieres recoger ya tu cuarto! ¡ay qué niña ésta!"

La Rochelle dijo...

...por cierto, en cuanto me entere si la novicia se casa con el guaperas, tengo que llamar a marinord para darle las gracias por la suplencia.

Cristina dijo...

Cuántos ojos habrán pasado por este libro como yo lo hago ahora... cuántas manos habrán pasado página tras páginas, cuántas soledades habrá llenado. Menos mal que he encontrado en La Rochelle esta librería de viejo, donde intercambiar mis libros y llenar este silencio dominical. Estos libros tienen alma, no como esas novedades que llenan tantos anaqueles de los centros comerciales.

Maria-Norte dijo...

¿ Porque tarda tanto en llegar el lunes?.

Intento entretenerme con un libro y mi Colacao calentito, pero mi imaginación vuela hasta él.

¿ Que hace los domingos?.

Odio los domingos porque nos alejan.

Es mi compañero de clase, pero desparece los fines de semana.

Y si mañana me armo de valor y le invito a a mi club de lectura del domingo?