jueves, 9 de julio de 2009

PANTEÓN DE SEVILLANOS ILUSTRES

Ayer demostramos nuestra incultura, porque no teníamos ni pajolera idea de qué habían hecho la mayoría de los sevillanos ilustres cuyas tumbas visitamos. Sabemos dónde están sus calles y poco más, y eso que algunas ya hemos ido varias veces. Así que, arrepentida y avergonzada, pongo en esta entrada algo de la información que debíamos conocer anoche.

También me preguntaron en qué fecha construyeron el edificio de la facultad, y ahí no me equivoqué, aunque lo calculé por el recuerdo, porque cuando yo era muy pequeña iba a ver a mi padre a la calle Gonzalo Bilbao, donde estaba entonces la Escuela de Bellas Artes. Y lo recuerdo porque las modelos se ponían una bata de "guatiné" cuando yo iba con mi madre a ver a mi padre (posan desnudas), y a mí me parecía raro que esas señoras estuvieran como de andar por casa en un sitio como aquel, con tanta naturalidad y con tanta gente alrededor. Los recuerdos son así de curiosos, la verdad es que no es muy científico mi cálculo mental pero es el que tengo.

Pues ya me he documentado. La sede de la actual facultad de Bellas Artes fue anteriormente el edificio de la Casa Profesa de los Jesuítas hasta el 2 de abril de 1767, cuando son expulsados de España por Carlos III. Se instala allí la Universidad de Sevilla a partir del 31 de diciembre de 1771, y permaneció hasta 1954, cuando se traslada a la antigua Fábrica de Tabacos.

Del convento de los jesuítas sólo se conserva el claustro, con los arcos y las columnas (donde estuvimos anoche). Lo demás fue derribado. La estatua de bronce de Maese Rodrigo (1900) que se ve en el centro de esta foto hoy está en el primer patio del Rectorado de la Fábrica de Tabacos.

El edificio del viejo caserón jesuíta fue derribado en los años 70 del siglo XX para construir de nueva planta la Facultad de Bellas Artes, cuyo autor es el arquitecto José Galnares Sagastizábal. La intervención introdujo varias plantas de sótano en toda la superficie del antiguo edificio, por lo que su destrucción fue completa. La nueva implantación restituyó la posición y dimensiones de los antiguos patios, con la recolocación de algunos antiguos elementos constructivos, aunque con volumetría e imagen diferente.

En el sótano de la Facultad está el PANTEÓN DE LOS SEVILLANOS ILUSTRES. Era la antigua cripta de la Iglesia, y se reconstruyó entre 1970 y 1972, fecha en la que trajeron los restos de diferentes sevillanos que estaban diseminados por distintas iglesias y cementerios de la ciudad. Entre los que se encuentran:

Benito Arias Montano (Fregenal de la Sierra, Badajoz 1527 - Sevilla, 1598) fue un humanista, hebraísta, biólogo, escritor políglota y consejero de Felipe II.

Marchó a Trento para asistir al concilio como teólogo (1562). A su regreso, se retiró a Aracena, a la famosa Peña de Arias Montano, hasta 1566, año en que fue nombrado capellán del Emperador. Encargado de editar una Biblia políglota, la Biblia Regia o de Amberes, compulsó nuevos códices, publicó gramáticas y léxicos de las lenguas siríaca y aramea y escribió diversos comentarios eruditos al texto bíblico. Su escultura la podemos ver en la cornisa de San Telmo. (Por lo tanto no pudo llevar la luz a Almonaster, como dijo alguna).

Rodrigo Ponce de León (Cádiz, 1443 - Sevilla, 1492) Apoyó a Enrique IV contra la nobleza y a Juana la Beltraneja. Habiendo aceptado la autoridad de Isabel la Católica, se distinguió en la guerra de Granada (conquista de Alhama y de Málaga) y estuvo presente en la rendición de Granada. Su escultura la podemos ver en la cornisa de San Telmo.

Rodrigo Caro (Utrera, España, 1573 - Sevilla, 1647) Escritor español. Estudió leyes en la Universidad de Osuna, y hacia 1620 pasó a trabajar para el obispado de Sevilla. Se relacionó con Quevedo, Pacheco y Rioja. Su obra más conocida es la Canción a las ruinas de Itálica.

Amador de los Ríos (Baena, 1818-Sevilla, 1878)
Escritor español. Su obra sentó las bases de la historia literaria española. Fue catedrático de literatura española en la Universidad de Madrid. Documentó la Historia política, social y religiosa de los judíos de España y Portugal (1875-1876) y es autor de una Historia crítica de la literatura española (1861-1865) que renovó los estudios sobre la literatura medieval.


Y la única mujer que por méritos propios descansa en el panteón es:

Fernán Caballero (Seudónimo de Cecilia Böhl de Faber; Morges, 1796 - Sevilla, 1879)
Escritora española. Hija del hispanista alemán Juan Nicolás Böhl de Faber. Su primera novela "Sola" (1833), fue publicada en alemán en 1840. También en alemán escribió las novelas sentimentales: La familia de Alvareda (1834) y Clemencia (1852). Lo mejor de su obra, que ofrece un amplio cuadro sobre la vida íntima del pueblo español, se inspira en Balzac: La gaviota (1845), Cuadros de costumbres andaluzas (1852) y Relaciones (1857).


ALBERTO LISTA (Sevilla, 1775- id., 1848) Escritor español. Con Manuel María de Arjona y José Félix Reinoso, fundó la Academia de las Buenas Letras (1793), que aportó a la poesía de su época la tradición de Herrera, Rioja y Calderón y una nota sentimental prerromántica. Fue profesor del madrileño colegio de San Mateo, donde tuvo por discípulos a quienes habrían de integrar la primera generación romántica: Espronceda, Ventura de la Vega, etc. Dejó odas religiosas (A la muerte de Jesús, La resurrección del Señor) y filosófico-morales (El sueño del infortunio, La amistad, La bondad natural del hombre, Las ruinas de Sagunto) y el poema El emigrado de 1823. Es autor también de Lecciones de literatura dramática (1836) y de Ensayos literarios y críticos (1844).


GUSTAVO ADOLFO Y VALERIANO BÉCQUER para ellos ya ha puesto María Sur una amplia entrada, con el poético nombre de "Te toca... ¡paso!".

1 comentario:

marga dijo...

¡Ya sabía yo que no ibas a permitir que nos mantuviéramos en la ignorancia durante mucho tiempo! Mientras otras pensamos que tenemos que indagar, esperamos el momento propicio, le damos vueltas y más vueltas...llegas tú y nos lo pones bandeja. Gracias.