martes, 5 de noviembre de 2013

ACTA CENA DE OCTUBRE

"EL SENTIDO DE UN FINAL" de Julián Barnes

Asistentes: Marga, Elena, Cristina, Adela, Rocio, nuestra bienamada Begoña, Mª del Mar y la que suscribe. Nuestra querida Pilipink no pudo venir a última hora, tenía conjuntivitis....pobre!
Fecha: martes 22 de octubre de 2013
Lugar: LA FAVORITA,  en Calle Valparaiso

He de decir que cenamos de puro milagro, me dormí en los laureles pensando que podía reservar el mismo día de autos en uno de mis restaurantes favoritos, BINOMIO, y cuando llamé a las 14:00 me enteré que lo han cerrado, una pena. Buscando buscando reservé en la La Favorita por error y al final no nos defraudó, cenamos de maravilla.

En esta ocasión nos acompañó Begoña, invitada de Rocío y de todas nosotras, ella sabe que cuando está en Sevilla siempre es bienvenida a nuestra cena mensual.

El libro nos ha gustado a todas en general, está bien escrito y es ameno de leer. Adela piensa que puede ser una historia muy real y Rocío cree que el argumento es una excusa para narrar la psicología de los personajes, sus recuerdos y vivencias. Mª del Mar señala lo volubles que son los recuerdos, un mismo hecho vivido por varias personas se fija en la memoria de cada una de ellas de forma diferente. Al cabo de los años cada uno tiene un recuerdo diferente en los matices al que tienen los demás. También piensa que el final lo ve muy forzado, no es lo que realmente quiere transmitir.  A Marga También le parece un final horrible y sobre todo le desagrada lo de "dinero sangriento" cuando la madre de Verónica le envía los 500€ a Tony después de suicidarse Adrián. Respecto a eso nos quedan dudas...por qué le dió los 500€? por qué le llama dinero sangriento?  Tampoco nos queda claro que quiere decir con "una despedida secreta y horizontal", cuando Tony se despide de la familia de Verónica la primera y única vez que va a su casa y la madre lo despide bajo la glicinia. A Marga le ha gustado mucho más la segunda parte, una vez que han pasado ya 20 años. Nos parece muy acertada la idea que pone el escritor en boca de Margaret, la exmujer de Tony, cuando dice que hay dos clases de mujeres, las que tenían un pérfil claro y las que poseían misterio.

Todas pensamos que el personaje mas interesante es el de Adrián y Begoña piensa que todos hemos tenido un Adrián en nuestra vida, pero al final con todo lo interesante e inteligente que es se suicida, no es capaz de afrontar la situación. Nos planteamos si Verónica es mala o no y Cristina y servidora acabamos debatiendo sobre el mal en su esencia mas pura, sobre los psicópatas y si su predisposición genética aliñada con una infancia desafortunada es lo que les lleva a hacer el mal o por el contrario el mal existe como concepto en sí mismo.

Fijamos la próxima cena para el día 12 de Noviembre que leeremos "La solterona", de Edith Wharton.



4 comentarios:

pilar-agradecida dijo...

Ángela, gracias. He leído tu acta sin esas nubecillas ya que provocan el amago de telas de araña de la conjuntivitis que, intempestiva, se encapricha con acompañarme de tanto en tanto. Me dio una pena tremenda no ir: falté también a la anterior cena con Begoña debido a no recuerdo qué motivo. ¡Qué rabia! Las fotos y tu acta me reconcilian un poco la ausencia.
Un beso

Cristina dijo...

Gracias, Ángela, por hacer con tu acta que los recuerdos de la cena no sean tan volubles, ni se los lleve el viento. Me encantó la cena, y el libro, que aunque a mi no me apasionó, dio muchísimo juego para el debate, e incluso nos dio tiempo de hablar de berreas, del bien y el mal, de mellizas chinas, de pollitos y sobre todo ¡de reírnos! ¡qué falta me hacía la risa!

Una excelente invitada-amiga que siempre tendrá un sitio en nuestra mesa

marga dijo...

¡Qué habilidad para transportarnos alrededor de esa mesa donde tan a gusto estuvimos, Ángela!
A pesar de la completa disección que hicimos del libro, me quedo con la otra parte de la cena, con nuestras vivencias, con las pequeñas historias que intercalamos, con la alegría que nos invade cuando compartimos vida con esas personas especiales que nos aportan frescura. Gracias, Begoña.

julia carlota dijo...

Qué bien leer el acta y recordar la cena con nuestra querida Begoña, gracias rubia. La foto de la puerta del bar es magnífica, La Favorita, y ahí estamos, todas favoritas.