lunes, 29 de julio de 2013

ACTA CENA JULIO








Veintiuna horas y treinta minutos del día dieciseis de julio de dos mil trece. 

Va cayendo la tarde y al otro lado del río espera Pilar en su Triana querida. Tanto insistir en sus terrenos y mucha más generosidad la convierten en magnífica organizadora, y sacando de un aprieto a ésta que suscribe y que quedará eternamente agradecida, nos reserva un rincón estupendo en “La Comidilla” a donde vamos llegando el resto: Cristina, Marga, Rocío y su invitada y hermana Lourdes, Elena, Mª del Mar, Adela y María Sur. A pesar de la fecha y las calores pleno casi total, con María Norte en nuestros corazones un mes más y una Angelita que se nos perdió a última hora. 





No hay libro de actas y peor aún, ¿dónde está? Mª del Mar deja caer alguna lagrimilla culpable sobre el cuadernillo que nos ofrece Cristina. Cambiamos ubicación de las mesas para vernos mejor las caras mientras hablamos de nuestros planes de verano; suertes variopintas; sonrisas, resignación, sueños, incertidumbres, penas y alegrias. Pero en cualquier caso la belleza de una lectura común “porque la vida sola no basta” o quizás para que precisamente dicha vida nos "sea más soportable"  tal como nos recuerda nuestra escritora de este mes, Rosa Montero, en su libro “La ridícula idea de no volver a verte” en cuya portada aparece una mujer que tal vez haya encontrado la " #Ligereza. Quien pudiera perder peso como ella y volar”.


 





Por cierto, respecto al mísmo, ha habido 6 votos en el blog. A 2 les ha parecido bueno y a otras 2 regular; a 1 muy bueno y a otra normal. Y ahora que lo escribo ¿qué será eso de normal? 

En resumen, un libro aceptable en el que se pone nombre a los sentimientos, o mejor dicho nos hace reconocerlos y quizás explicarlos, lo que para algunas ha supuesto una suerte de tranquilidad. 
Escrito en primera persona a algunas les molesta cuando se dirige directamente al lector y también el uso de las almohadillas-hashtags twitteras para resaltar ciertos temas. 
Discutimos sobre si se trata de una biografía o de un ensayo, o quizás de la catarsis personal de R. Montero. Tal vez un poco de todo. 
Libro muy bien documentado donde se mezclan y alternan la historia apasionante de una apasionada Curie, tanto en lo personal como en lo profesional, a pesar de las tristes fotos, y los sentimientos de la escritora que comparte con ella la pérdida. 
El machismo y el sentimiento de culpa femenino. También la rebeldía y la lucha. El amarillismo de los medios de comunicación. Las ventajas y desventajas de cualquier descubrimiento. 
El dolor de la pérdida. ¿Estamos preparadas para la muerte? ¿Mejor si es repentina, o no? 

Y un canto a la vida con una niña que canta bajo la higuera. Saber vivir el presente con plenitud. 
 “Os deseo un año…durante el cual tengais cada día el gusto de vivir, 
sin esperar que los dias hayan tenido que pasar para encontrar su satisfacción…” 

(Un deseo de la Curie y también de la Derquie) 







************ 

Del ridículo espectáculo de las votaciones mejor no hacer comentarios. 
Se proponen:
- El verano sin hombres. De Siri Hustvedt 
- La liebre con ojos de ambar. De Edmund de Waal 
- Shakespeare y la ballena blanca. De Jon Bilbao 
- Los Miserables. De Victor Hugo 
- Adriático. De Eva Díaz Pérez 
- Nada. De Carmen Laforet 
- Cien años de soledad. De G. García Márquez. 
- Yo confieso. De Jaume Cabré. 

Nos vemos el 18 de septiembre. 
Salvo error o cambios organiza Adela e invito yo.

7 comentarios:

Cristina dijo...

Lo mejor de las cenas es que aunque no te guste el libro te gusta la reunión ¿por qué? porque da gusto veros las caras, y oíros, y sentiros como lucecitas radiactivas alrededor de la mesa. Además del libro de actas se nos olvidó otra costumbre ancestral: ¡la foto de despedida! ¿alguien hizo alguna foto? ¿estamos ya mayores o es por los calores? No lo sé, pero para los olvidos (además de los rabillos de pasas) está genial recordar de nuevo todos los detalles con el acta, y si es de nuestra Derquie el placer es doble.

Me encantó la invitada, a la que invito a que venga más.

Buen verano a todas, o por lo menos un verano tranquilo y sin sobresaltos, disfrutando de "ese bien esquivo e indefinible" que es la felicidad.

marga dijo...

Disfruté la reunión y la improvisada mini precena torera y trianera. Y disfruto de esta acta que "guarda burbujas de luz dentro de mi cabeza". María: tu mirada siempre añade valor a la lectura.

Mención especial para nuestra valiente invitada. Espero, como Cristina, que nos acompañe a menudo.

marga dijo...

Me he reservado algunas fotos para chantajear.

fersansegundo dijo...

¡Qué hermoso veros tan guapas en esas hermosas fotos!
Sois tan particulares, tan estupendas...
Besos a vosotras.
Fernando

fersansegundo dijo...

¡Qué hermoso veros tan guapas en esas hermosas fotos!
Sois tan particulares, tan estupendas...
Besos a vosotras.
Fernando

Cristina dijo...

pues estamos mucho mejor en vivo y en directo, fersan2, así que ya sabes, haz un hueco en tu apretada agenda y vente de cena con tu club de fans

pilar-come back dijo...

A todo lo que habéis dicho, ¿qué puedo añadir?
Leo el acta de María -¡¡¡qué bueno verte María!!! A ver si esos Puertos de Santa María te dejan venir todos los meses- una vez ya vuelta de vacaciones (todo pasa y todo quedaaaa...)y pienso lo mismo que Cristina, exactamente lo mismito de Marga; casi lo mismo que Farsansegundo (¡qué poco te prodigas por estos lares!)porque Farsansegundo, efectivamente, las fotos no hacen justicia. Estamos mucho mejor al natural, donde va a parar; y cuando los calores de verano sevillano ceden, aún mucho mejor pues las ojeras y el buen color son generosos con nosotras.
¡¡¡¡VIVA LA VIDA!!!!