lunes, 17 de septiembre de 2012

Acta de septiembre. La balada del café triste





12 de septiembre de 2012, Restaurante Galindo. Asistentes: María Sur, Elena, Ángela, Marga, Rocío, Cristina y Mª del Mar.

A eso de las 21,00 horas llegamos las del barrio de la Santa a los aledaños del restaurante Galindo donde recogimos a Cristina y María Sur que, Gin-tonic en mano, estaban  poniéndose al día de los avatares del verano. Posteriormente llegó la rubia Ángela que, desafiando la lejanía y enfundada en un precioso vestido “animal-print”, se había atrevido a adentrarse en el desconocido extrarradio. Echamos de menos a la multicolor Pililebe.

Una vez ubicadas y después de un pase de cartas de tapas y raciones y al amparo de  un “elige tú que no llevo las gafas” o “a mi me da igual…lo que tú quieras”, dejamos a la del animal-print con el camarero para que aclararan el tema de la  comanda mientras las demás seguíamos parloteando de temas diversos que, por supuesto, no tenían nada que ver con nuestro libro “La balada del café triste” de Carson McCullers.

Por fin nos pusimos serias y aplicadas y Marga comenzó el debate de la novela leyendo la opinión de la pinkausente Pililebe, que la definió como SUBLIME. Esa Miss Amelia, hombruna y solitaria enamorada de ese primo Lymon, deformado, diabólico, egoísta cuya existencia hizo conocer inigualables tiempos al café de su prima. Y el amor, esa "cosa" incomprensible de la que la autora escribió: "Muchas veces la persona amada es sólo un estímulo para todo el amor dormido que se ha ido acumulando desde hace tiempo en el corazón del amante. Y de un modo u otro todo amante lo sabe. Siente en su alma que su amor es algo solitario. Conoce una nueva y extraña soledad, y este conocimiento le hace sufrir. Así que el amante apenas puede hacer una cosa: cobijar su amor en su corazón lo mejor posible; debe crearse un mundo interior completamente nuevo, un mundo intenso y extraño, completo en sí mismo".

Continua señalando que más que la historia le ha interesado la autora, aunque no la considera exquisita escribiendo. Se habla de la biografia de McCullers y cómo determinados aspectos de su vida parecen reflejarse en el  relato, relaciones sentimentales así como  su enfermedad que parece que la tiene deteriorada físicamente.

Se dialoga sobre el pueblo donde se desarrolla la historia, la América profunda, y se establecen analogías con lugares en nuestro pais. Un pueblo que llega a ser otro personaje más y desde cuyo punto de vista parece que uno de sus habitantes narra la historia. Se  destaca lo curioso que resulta la influencia de lo particular en lo colectivo y ello se observa en el poderío que ejerce el café sobre la monótona vida del pueblo.

En cuanto al inexplicable triángulo amoroso, ¿Qué decir del  jorobado primo Lymon? deforme, edad desconocida, ambigüo, resbaladizo, pasa de ser divertido a malvado sin transiciones. De amado a amante, teniendo en cuenta la concepción del amor que tan magníficamente expone Carson:

“… el amor es una experiencia común a dos personas. Pero  el hecho de ser una experiencia común no quiere decir que sea una experiencia similar para las dos partes afectadas. Hay el amante y hay el amado, y cada uno de ellos provienen de regiones distintas. Con mucha frecuencia, el amado no es más que un estímulo para el amor acumulado durante años en el corazón del amante ….Y el amado puede presentarse bajo cualquier forma. Las personas más inesperada pueden ser un estímulo para el amor.”

¿Y Miss Amelia? que podría haber llegado a ser guapa si no fuera por sus ojos bizcos, de carácter imponente y que llega a doblegarse ante el jorobado tras continuas pruebas de amor: accede a sus caprichos, le obsequia con regalos y cambia sus hábitos hasta el extremo de convertir su almacén en café o realizar paseos antes impensables así como charlas sobre su padre, cuida de su alimentación y bienestar y por él permite de nuevo la entrada de Marvin Macy en su casa. De amada a amante. En la descripción de sus muslos velludos se aprecia uno de los toques de ironía y humor que salpican el relato.

¿Y Marvin Macy? ex-marido despechado, atractivo y delincuente que pasa de amante a amado. ¿Acaso amante y amado, jorobado y primo Lymon, se conocían antes? ¿Del penal? Eso parece desprenderse por la reacción de ambos cuando se encuentran: “… se quedaron mirándose, y aquélla no era la mirada de dos desconocidos que se encuentran por primera vez y se estudian el uno al otro rápidamente. Era una mirada especial, como de dos criminales que se reconocen.”

Cada escena de la historia es como una película, la autora sabe sutilmente situar al lector donde aquella se desarrolla. Nos recreamos en detalles de la increíble pelea entre Miss Amelia y Marvin y sus preparativos,  que recordó la escena de lucha protagonizada por John Wayne en la película ”El hombre tranquilo”.
Se habla del efecto de la bebida en las personas Muchas cosas que han pasado sin que se supiera, pensamientos relegados a las profundidades del alma, salen de pronto a la luz y se hacen patentes”; del corazón herido de Henry Macy;  de la poesía que en muchas ocasiones parece desprenderse de la narración…

Hablando de todo ello y de algunas cosas más nos despedimos hasta nuestra próxima reunión el miércoles  17 de octubre.


Mª del Mar.







ENCUESTA: 7 VOTOS MUY BIEN: 4 BIEN: 3

6 comentarios:

marga dijo...

¿Sublime el relato? ¡SUBLIME TU ACTA! Me encantan las alusiones al amante convertido en amado, al amado que llega a ser amante, al malvado amado que acaba siendo amante de antiguo amante… ¡ay, que me lío! Un placer leerte, Mª del Mar.

Maria-Norte dijo...

Se habla del efecto de la bebida en las personas ”Muchas cosas que han pasado sin que se supiera, pensamientos relegados a las profundidades del alma, salen de pronto a la luz y se hacen patentes”; del corazón herido de Henry Macy;  de la poesía que en muchas ocasiones parece desprenderse de la narración…
Gracias a este acta, no "han pasado cosas sin que se supiera", gracias a ella el libro me parece todavia mejor y Hoy Libro mas GRANDE.
Gracias desde el Norte

Cristina dijo...

SUBLIMÍSIMA, puntualizaría yo, (no digo de envergadura porque acabo de aprender otro significado) a ver si ahora viene las del CAMARÓN y nos pone las fotos, si no hoy, mañana, que ¡ESMALTE!

pilar dijo...

Maria del mar, ¡¡¡me ha encantado tu acta!!! de verdad, de verdad de la güena. Es como haber estado sin haber estado; o bien, estando creyendo no haber estado. ¿O en realidad no estuve pero sí estuve? ¿Estuve? ¿No? ¿Sí? Gracias a tu acta va a ser que sí. Un beso que susurra gracias.

angelita mari dijo...

maravillosa! que bien escribes, joía, como dirían en mi pueblo....

Pilar dijo...

¿Alguien sabe el título del libro que leemos para octubre? Quiero ser aplicada. HEEEEEEEEEEELP!!!!