jueves, 20 de febrero de 2014

ACTA DE ENERO

La cena de Hoy Libro en La Cantina Mexicana, 

 

Estrenamos 2014, y empezamos con buen pie, hemos conseguido reunirnos todas a comentar el libro que nos recomendó Cristina, Leonora, de la escritora mexicana Elena Poniatowska.

Fue una casualidad haber hecho la reserva en un restaurante mexicano, pero creo que estuvo acertado en el sentido de conocer nuevos sitios y tener nuevas experiencias o margaritas, aunque fue un poco ruidoso y desde mi perspectiva personal también “caluroso”, respecto de la comida… bueno cada una que saque sus conclusiones.

Francamente fue una alegría que en esta ocasión pudiéramos reunirnos las ocho y nuestra invitada y disfrutar de una cena con amigas con las que compartimos la lectura de un libro y otras anécdotas. A las Marías, alejadas en el territorio, las echamos mucho de menos y aunque han empezado el año con una borrasca encima, desde aquí les mandamos nuestro cariño y apoyo para protegerlas, animarlas, acompañarlas…y se sientan protegidas frente a esos nubarrones grises, que darán paso unos días llenos de luz.

De la lectura, qué decir que no comentáramos durante la cena, tengo que decir que tomé pocas notas, más bien ninguna, porque el sitio era, además, estrecho. Como en otras ocasiones ha sido un libro que hemos comentado mucho, porque a unas ha gustado y a otras nada, la personalidad de Leonora era tan cautivadora como “jartible”. No voy a intentar repetir lo que dijimos en la cena, sí comentar que es posible que contribuya a la participación en los comentarios que la lectura esté enmarcado en un contexto en particular, en este caso en un momento histórico tan señalado y sobre un movimiento artístico en particular.
De las anécdotas, no puedo evitar dejar constancia del alarmante anuncio que nos hizo nuestra tesorera:
- “ESTAMOS EN NUMEROS ROJOS, hay que poner una cuota”
- pero qué ha pasado? cómo puede ser? cuánto dinero tenemos??
Despues de la noticia hicimos unas breves cuentecillas… y listo¡, tenemos fondo para tres años más.


Gracias Angela por este ratito. Bien, la cena fue distendida hicimos muchas propuestas y quedamos el próximo 25 de febrero para comentar Las nietas del Señor Lihn, organiza Rocío. No quiero despedirme sin un recuerdo especial para nuestra invitada, Arcelia, desearte mucha suerte en tu nueva aventura y reiterarte que estas invitada a todas las cenas a las que puedas venir, hasta que nos invites tu, y espero que lo hagas.

4 comentarios:

m del mar dijo...

Muy bien Elena, fue bueno que coincidiéramos todas y menos mal que lo malo del sitio lo dices tú que lo elegistes porque si no ....

Es que tu vales mucho!!!

Cristina dijo...

pues yo soy de las que me gustó mucho Leonora, quizas por deformación familiar me gusta conocer cómo viven los pintores, cómo es el proceso mental de la creación, aunque ese proceso mental en el caso de los surrealistas nos lleve a un mundo alocado y muy personal, y en el caso de Leonora tan picante como la comida que degustamos en la mesa. y ¡guateeee! ¡que ricos los margaritas! ¡y más con tan buena compañía!

Pilar dijo...

Gracias Elena. No hablemos del sitio, sino de la buena compañía. Por cierto, el sitio no estuvo mal, ¿no? Je Je. Yo comí bien (soy adicta al picante) y casi que ni me fijé en que la mesa era excesivamente pequeña porque la voluntad por elegir el sitio, estoy segura, fue mucho mayor. Gracias.

marga dijo...

A mí me encantó la ambientación, Elena, ese acercamiento al país donde tanto tiempo pasó Leonora. Y respecto a la falta de unanimidad, ya hemos comprobado en más de una ocasión que ese factor nos da mucho juego a la hora de comentar un libro.