jueves, 19 de agosto de 2010

EL TRONO DE SALINGER... ¡leer para creer!

Como hemos leído a Salinger hace poco, y hemos conocido cosas de su extraña vida, creo que os interesará esta curiosa noticia que he leído por los internetes. Se subasta el "trono" de Salinger en la casa de subastas eBay... ¿que Salinger tenía trono? -dirán las más ingenuas- ¿pues no era una persona sencilla que huyó del éxito y de la vida pública?. Pues sí, queridas amigas, tenía un trono, pero no mejor que el que tenéis vosotras en vuestras casas, reinas moras.

¿Qué pensaría él de esta subasta? ¿y de la publicidad de la casa de subastas, cuando dice: "Quién sabe cuántas de esas historias se concibieron y pasaron al papel mientras Salinger estaba sentado en su trono"?...

Bueno, me dejo de preguntas trascendentales, que a lo mejor alguna de vosotras está deseando pujar para conseguir semejante tesoro... ¿quizás María del Mar para la interminable reforma de su casa? ¿o Pililebe para su nuevo hogar? ¿una que yo sé para que su suegra se "inspire"?... Aquí dejo la información, si alguien lo consigue que me avise, y me invite a ver semejante trono inspirador.




NUEVA YORK (EFE).- Un comercio de antigüedades de Carolina del Norte puso a la venta en la tienda por internet eBay un inodoro que perteneció al escritor J.D. Salinger (1919-2010) y por el que pide un millón de dólares.

"No pierdan la oportunidad de ser propietarios de un pedazo de historia", recomienda en el popular portal el negocio, llamado "The Vault of Forsyth", que asegura haber comprado el objeto en la antigua casa en Nueva Hampshire del escritor fallecido el pasado enero a los 91 años.

Según la descripción en eBay, este inodoro de 1962 fue "propiedad personal y usado durante muchos años" por el autor de "El guardián entre el centeno" y otros clásicos de la literatura estadounidense que durante décadas guardó celosamente su vida privada y se negaba a conceder entrevistas.

Para incentivar la compra, el vendedor también señala que la viuda del escritor "heredó todos sus manuscritos con la idea de publicarlos. Quién sabe cuántas de esas historias se concibieron y pasaron al papel mientras Salinger estaba sentado en su trono".

Como prueba de la autenticidad de la pieza, presenta una carta de la actual propietaria de la antigua casa del escritor en la que se da fe del origen del inodoro.

Desde el fallecimiento de Salinger el pasado 28 de enero han aparecido cartas y otros documentos que han rasgado el velo de misterio que rodeó buena parte de su vida, aunque el objeto puesto hoy a la venta es por ahora el más curioso. EFE

3 comentarios:

isabel dijo...

Y la tapa??? siempre luchando para que la cierren .... en fin se que es fuente de inspiración, un sitio tan íntimo pero la verdad, la verdad que son demasiadas pelas. Mi padre dice que si me impone alguien importante me lo imagine sentado en dicho trono..., funciona, probarlo. Un beso para todas.

Escatológica estival dijo...

¿Ves? ese problema no lo vas a tener con este trono, parece que la mujer de Salinger dejó de luchar por lo de la tapa y directamente se compró uno sin ella. Una mujer práctica. Limpito parece que está por lo menos.

marga dijo...

Ni con tapa ni sin ella...¡vaya morro que tienen los herederos!
¡Y dicen que el excéntrico era Salinger!